Cambio climático: la hora de la verdad

Esta semana tiene lugar en Barcelona los últimos cinco días de negociaciones mundiales sobre el clima antes de la Conferencia de Copenhague en diciembre. Quizás sea la última oportunidad de que los países logren un acuerdo.

| 07 noviembre 2009 12:11 AM | Columnistas y Colaboradores | 428 Lecturas
428

“Cierren el trato”, es la famosa consigna del secretario general de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon. El mensaje es que si no hay un acuerdo en Copenhague el mundo estará condenado a un futuro de calentamiento global que provocará crecimiento de los mares, derretimiento de los glaciares, inundaciones y pérdida de productividad agrícola.

Estos son algunos de los “nudos gordianos” que se discuten.

1. Los países desarrollados deben comprometerse a realizar reducciones drásticas de sus emisiones, al menos entre veinticinco y cuarenta por ciento para 2020, comparado con los niveles de 1990. Pero esto no es lo que está ocurriendo.

2. Los países en desarrollo han acordado que también adoptarían medidas de mitigación, pero no las vincularían en el marco de un tratado internacional porque no fueron responsables de la crisis climática, sus niveles de emisiones todavía son bajos y aún están en los primeros estadios de desarrollo.

3. Los países desarrollados están impulsando un “objetivo mundial” para reducir las emisiones globales en cincuenta por ciento para 2050, comparado con los niveles de 1990. Y mencionaron una meta de reducción de ochenta por ciento para ellos mismos. En este escenario, los países en desarrollo tendrían que reducir sus emisiones en veinte por ciento en términos absolutos, y en sesenta por ciento en términos per cápita (ya que la población se duplicaría en ese periodo).

4. Los países en desarrollo reclaman un nuevo fondo dentro de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, con representación equitativa de todas las regiones. Y pidieron a los países desarrollados que contribuyan con uno por ciento de su PNB (unos 400.000 millones de dólares por año). Pero los países desarrollados han puesto obstáculos. La Unión Europea quiere utilizar las “instituciones existentes” (el Banco Mundial o el Fondo Mundial para el Medio Ambiente) y no una nueva.

5. Los países en desarrollo han denunciado que desde el nacimiento de la Convención Marco de las Naciones Unidas en 1992 ha habido muy escasa transferencia de tecnología para el clima y proponen la creación se un nuevo órgano que formule y aplique un Plan de Acción en esta materia.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...

Martin Khor

Opinión

Colaborador