Cambio climático y aranceles al Sur

¿Pueden los países desarrollados imponer aranceles adicionales a las importaciones provenientes de países en desarrollo en función del nivel de emisiones de dióxido de carbono y otros gases de efecto invernadero? éste es un tema candente, en especial desde que la Cámara de Representantes de Estados Unidos aprobó a fines de junio una Ley de Energía referida principalmente al cambio climático.

Por Diario La Primera | 10 jul 2009 |    

Parte de esa ley -conocida como Waxman-Markey- obliga al presidente de Estados Unidos a aplicar aranceles a las importaciones de ciertos productos provenientes de países en desarrollo a partir de 2020.

Los importadores tendrán que comprar “permisos” para las emisiones de los productos que ingresen al país.

En los hechos, esto constituye un arancel o impuesto adicional a las importaciones y la tarifa depende de cuánto dióxido de carbono se emita durante la fabricación de esos productos.

La Ley limitará el total de emisiones para Estados Unidos. Como otros países desarrollados están obligados a limitar sus emisiones, la medida se aplicará sólo a los países en desarrollo.

Quienes importen productos de esos países que hayan requerido un uso intensivo de energía deberán comprar permisos de emisión, lo que aumentará los precios de las importaciones y podría afectar sus ventas.

Productos químicos, hierro, acero, cemento, vidrio, cal, celulosa, papel y metales no ferrosos como aluminio y cobre serían algunos de los afectados por este nuevo arancel.

Los dos países en desarrollo más grandes, China e India, ya criticaron este aspecto de la Ley Waxman-Markey. Se trata de un proteccionismo disfrazado que viola las normas de la Organización Mundial de Comercio (OMC), arguyen.

El uso de medidas comerciales cuyo efecto implique el bloqueo de importaciones de los países en desarrollo en función de consideraciones sobre el clima podría significar un duro golpe al sistema multilateral de comercio y también enrarecerá la atmósfera de las negociaciones de la convención de las Naciones Unidas sobre el cambio climático.

Para muchos países desarrollados la Ley estadounidense será una forma de evadir su compromiso de ayudar a los países en desarrollo y, en cambio, pondrá la carga del ajuste en estos últimos.

Existen crecientes dudas acerca de si las medidas propuestas por Estados Unidos están permitidas por la OMC. Para que esto ocurra, deben cumplirse dos requisitos: “trato nacional” (un producto importado debe estar sujeto a los mismos cargos que uno nacional) e igual trato a productos similares (debe cobrarse lo mismo a uno importado que a uno nacional con las mismas características físicas).

Al considerar los impuestos o costos de importación, son las características físicas del producto importado lo que debe considerarse, y no el proceso y los métodos de producción que se utilicen en su fabricación.

Este tema será objeto de intensos debates en los próximos años.

* Martin Khor es director ejecutivo de South Centre.


    Martin Khor

    Martin Khor

    Opinión

    Colaborador