Cambio Climático: ¿algo cambiará o no?

Seguramente, en el mensaje por Fiestas Patrias se tocará el tema de la globalización, exaltándose los beneficios y ventajas económicas que para nuestro país implica su integración a la economía mundial. Muy bien, pero sería bueno que también se destacasen otros temas que desde la perspectiva de la globalización resultan tanto o más cruciales para el Perú, como es el caso el impacto del Cambio Climático y la justicia medioambiental.

Por Diario La Primera | 28 jul 2010 |    

Se estima que el costo para nuestro país de la adaptación a dicho fenómeno demandará entre US$ 450 y US$ 650 millones de dólares anuales en las próximas décadas, además de otros US$ 300 a US$ 400 millones adicionales para combatir la deforestación y degradación de suelos, que en regiones como la selva alcanza niveles preocupantes. Ante estos datos, resulta evidente que necesitamos establecer mecanismos para cubrir estos enormes requerimientos financieros bajo criterios de justicia y equidad. Y es ahí que entra el tema de la responsabilidad histórica que recae en los países industrializados por ser quienes más han contribuido a la contaminación global y a alimentar el Cambio Climático.

El problema es que; como en otros aspectos de la globalización; los países industrializados esquivan sus responsabilidades ambientales, poniendo trabas y condiciones a las propuestas para que sean quienes paguen por la adaptación y mitigación al Cambio Climático en los países en vías de desarrollo. Así, hasta ahora no ha sido posible establecer un mecanismo global de financiamiento medioambiental que asigne las cargas financieras de acuerdo a las responsabilidades y capacidades individuales.

Como resultado, países como el Perú tienen que buscar por su cuenta y riesgo los recursos para sus estrategias medioambientales. Acorde a estimaciones de la Red Jubileo Perú, el 70% del financiamiento que hemos obtenido para encarar el Cambio Climático proviene de préstamos. Es decir, los países industrializados contaminan y alimentan el Cambio Climático, cuyo mayor impacto lo padecemos los países en vías de desarrollo; pero, además, nosotros debemos endeudarnos por la mitigación y adaptación ambiental, mientras los países industrializados se hacen, literalmente, los suecos. ¿Dónde está la justicia en esto?

La globalización exige equidad y justicia, no sólo económica, política y social, sino también ambiental. Ojalá este 28 de julio pudiera escucharse que el Estado peruano replantea su posición frente al Cambio Climático, exigiendo el reconocimiento de las responsabilidades de los países industrializados y el establecimiento de mecanismos de compensación y financiamiento medioambiental que sean verdaderamente equitativos. Ojalá.


    Armando Mendoza

    Armando Mendoza

    Globalización con equidad