Business Allison

El Congreso, la Contraloría, el Gobierno Regional del Callao y muchas otras entidades públicas, contrataban a Business Track para que las ayudara a protegerse del chuponeo, que era ejecutado regularmente por el propio Business Track, pero nadie lo sabía.

| 23 setiembre 2009 12:09 AM | Columnistas y Colaboradores | 534 Lecturas
534

El gabinete invitaba a Giannotti y a Ponce Feijóo para que les explicara eso del atentado que el grupo “Todas las Voces” preparaba contra Alan García para la Navidad del 2006, y a pesar de que la Policía liberó a los acusados antes de las 24 horas, por vergüenza ante la inconsistencia de las pruebas y la imposibilidad de una acción de estas características, Giampietri sigue diciendo que sí hubo la intentona, es decir, sigue sacando la cara por Business Track ante el Estado, seguramente porque debe pensar que del chuponeo algo bueno se saca.

El alcalde de Magdalena actuaba durante poco más de un año como asesor legal de Business Track, precisamente en el tiempo en que se grabó el mayor número de conversaciones de Rómulo, Bieto, Arias Schreiber, Canaán y otros. Asistía regularmente a la empresa y se reunía con sus directivos, aunque lo niega, y, según dice en su coartada, la presencia de importantes clientes en la cartera le hacía confiar en la legalidad de sus actividades. O sea que era el abogado pero no estaba al tanto de lo que hacían sus clientes.

Entre decenas o centenas de posibilidades que tenía para escoger un nuevo ministro de Vivienda a raíz del cambio de la Vílchez para reemplazar a Vildoso en el Ministerio de la Mujer, después del Baguazo, Alan García decidió justamente que convenía descabezar la Municipalidad de Magdalena y trasladar a su lado a su titular, aparentemente sin conocimiento de que también se estaba trayendo al abogado de los chuponeadores. O sea que primero García recibía informes y recomendaciones de los que lo estaban espiando, dejaba suelto y sin investigación a su vicepresidente, que era el que enganchaba instituciones con Ponce Feijóo, y al final, de pura mala suerte, hizo ministro al abogado de los que están presos por atentar contra la seguridad del Estado.

El propio Allison cree que todos los peruanos somos caídos del palto y por eso en su declaración advierte que no le avisó a García lo que había venido haciendo (se imaginan lo que significaría que el presidente hubiera conocido esos antecedentes), porque le pareció “poco relevante”. Casi matan a Echaíz y un poco más y cae todo el gobierno, pero el ex alcalde creía hasta junio del 2009, que había estado sirviendo a una empresa no sólo decente, sino de historial intrascendente.

En resumen, o nos gobierna gente en extremo incompetente, que contrata al espía y se deja guiar por él, y que pasa tiempo a su lado y no se da cuenta de lo que está haciendo; o estamos en el reino en el que todos se chuponean, se traicionan y se vuelven a amistar, porque hay asuntos demasiado grandes que los amarran unos con otros. Y los jueces, fiscales y comisiones parlamentarias, tranquilos nomás.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo: | |


...

Raúl Wiener

POLITIKA

Analista