Bush alienta al dream-team: “¡Patéenles el trasero a esos chinos!”

Pocos días después de la invasión de la antigua Unión Soviética a Hungría, las Olimpiadas de Melbourne, Australia, fueron escenario de un partido de waterpolo, donde, dicen, “el agua se tiñó de rojo”. Han pasado 52 años y el ser humano sigue siendo igual de idiota.

Por Diario La Primera | 13 ago 2008 |    

Hoy, en toda la villa olímpica –desde la sala de prensa a las habitaciones de los atletas– sólo se habla del partido de vóley-playa que este miércoles disputarán Rusia y Georgia. ¿Quién ganará esta batalla?

Dicen que “el hombre es el único animal que tropieza dos veces con la misma piedra”. Es verdad… y lo más triste del asunto es que el hombre no aprende, seguimos siendo estúpidos por naturaleza. El deporte jamás debería estar unido con la política, pero, los políticos no pueden dejar de utilizar el deporte para conseguir sus objetivos.

El súper partido de baloncesto entre la China del gigante Yao Ming y el Dream Team de Kobe Bryant, debería haber sido un gran espectáculo… En parte lo fue, pero la gran fiesta fue “bombardeada” por el presidente estadounidense, George W. Bush, cuando alentó a sus “boys” con algo así como “¡salgan y patéenles el trasero (la palabra en inglés suena más grosera) a esos chinos!”.

Lo anterior es un ejemplo más de los tiempos poco románticos que vivimos… donde el olimpismo carece ya de frases bonitas que perduren en la historia, dedicadas para el más rápido, el más alto o el más fuerte… Ni tampoco felicitaciones poéticas para el atleta que con esfuerzo sobrehumano consigue la medalla de la victoria. En los últimos tiempos siempre aparece un desubicado –político o no– que sólo quiere humillar a todos alrededor.

Los chinos han llenado todos los estadios, adonde acuden como hormiguitas para alentar a sus atletas sin tener ni la más mínima idea del reglamento. En el hockey césped masculino, sino se chuta dentro del área, no es gol… Cuando la pelota llega de lejos, el portero la deja pasar… lo que hizo en varias oportunidades el alemán, mientras en las tribunas los chinos festejaban primero y después se rascaban la cabeza porque sus jugadores no gritaban gol. Así las cosas, China perdió 4-1 contra los alemanes.

* Director Internacional de Don Balón


    Rogelio Rengel, Jr.

    Rogelio Rengel, Jr.

    Juegos Olímpicos

    Enviado Especial*