Brack con el agro

Con lucidez de amauta y espíritu democrático, el ministro del Ambiente, Dr. Antonio Brack Egg, visitó espontáneamente anteayer a la Convención Nacional del Agro Peruano, para dialogar en torno a los cruciales asuntos de agua, bosques, biocombustibles y transgénicos.

Por Diario La Primera | 17 jul 2008 |    

Jamás un dignatario extrasectorial de ese nivel tuvo semejante gesto ante el campo; por azar feliz coincidiendo con el 14 aniversario de CONVEAGRO y los dos primeros meses del naciente ministerio.

Lo esencial que ahí dijo el eminente ecólogo fue que la misión básica de su cartera es concretar la política ambiental del Estado, en armonía con el Capítulo II de la Constitución.

Dentro de este marco, él sería enfático en señalar que no ve ningún problema en que Agricultura siga administrando la distribución del agua para riego, pero que su ministerio asumirá el manejo y la conservación integral del recurso.

Luego manifestó que su cartera trabajará para frenar la tala de los bosques, “porque éstos valen y producen mucho más en pie, que tumbados y quemados”; a la vez de promover el aprovechamiento sostenible de la biodiversidad y el desarrollo del turismo y la acuicultura, junto con la reforestación de las áreas degradadas, dentro de cuyo marco habría 1´300,000 hás. aptas para establecer cultivos energéticos.

Y el plato de fondo fue esta sabia reflexión: “En un platillo de la balanza tenemos 4-5 transgénicos (propiedad de las transnacionales) y en el otro al país que posee uno de los mayores bancos genéticos del mundo, con 4,500 plantas identificadas para 49 usos distintos, 182 especies domesticadas y 10,000 años de cultura asociada a este patrimonio. ¿Vamos a sacrificar todo esto por 4-5 transgénicos, en un mundo que cada día pide más productos orgánicos y saludables?” La respuesta es obvia.

El respaldo de CONVEAGRO a esta posición sería abrumadora, en tácito rechazo a las maniobras de ciertos mercaderes por someter el agro y la seguridad alimentaria del país a la férula de las transnacionales sin corazón.

Con ministros como Brack sí sería posible reconstruir la gran Patria Alimentaria que alguna vez fue el Perú.


    Reynaldo Trinidad Ardiles

    Reynaldo Trinidad Ardiles

    Opinión

    Columnista