Boca ante brasileños

Esta será la tercera vez en los últimos cinco años que Boca Juniors va en desventaja para jugar ante un cuadro brasileño. El 24 de abril del 2003, el novel elenco de Paysandú derrotó 1-0 en la propia Buenos Aires con gol de Iarley por los octavos de final de la Copa Libertadores.

| 30 mayo 2008 12:05 AM | Columnistas y Colaboradores | 438 Lecturas
438

Cuando jugaban la vuelta, los brasileños eran claros favoritos. Sin embargo, los argentinos terminaron goleando 4-2 y se clasificaron.

El 20 de abril del 2004, Boca no pudo superar a otro novel equipo brasileño. Pues empató 0-0 en “La Bombonera” ante Sao Caetano. En la vuelta, empató 1-1 y en la definición desde el punto del penal logró su clasificación a semifinales.

Para obtener el título del 2007, Boca se impuso en Buenos Aires 3-0 ante un temeroso Gremio. En la vuelta, ganó en el propio Brasil 2-0, incluso Palermo desperdició un tiro penal.

Este año, le ganaron a Cruzeiro 2-1 en Buenos Aires. Un resultado que los propios argentinos creían corto. Sin embargo, cuando fueron a jugar en Brasil, los argentinos vencieron con autoridad.

Ahora, Boca Juniors igualó ante Fluminense 2-2. Una ventaja aparentemente considerable para los cariocas.

En el desarrollo del partido, se vio que los brasileños se morían de miedo. Rechazaban a cualquier parte con tal que la pelota esté lejos del ­área garota.

Sin embargo, empataron y hasta pudieron ponerse en ventaja. Y hay una explicación.

Es muy difícil jugarle de ­igual a igual a los brasileños. Pues ellos son los “campeones del mundo” en habilidad. Y en contragolpes, es decir en ­uno contra uno, generalmente ganan.

Eso le pasó a Boca en ­aquellos partidos del 2003 y 2004. Donde en casa contra brasileños no sacaron buenos resultados.

Luego, la tradición de Boca hizo el resto. Incluso con este Fluminense. Los equipos brasileños cogieron temor de enfrentar a los xeneizes.

Cuando Boca juega ante los brasileños en el país de la samba, logra vencerlos. No hay secretos. Allí juegan diferente. Los esperan y los matan de contragolpe. Por la jerarquía de sus jugadores y por el buen estudio táctico del rival.

Por eso, pese a que Boca tiene desventaja en esta semifinal, nadie puede darlo por eliminado.

En las manos del Fluminense está el cambiar la historia. ¿Podrá? Es la gran pregunta.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...

Ivlev Moscoso

Opinión

imoscoso@diariolaprimeraperu.com