Bernard Herrmann: creador preciso y exigente

Luego de escribir un breve texto donde daba cuenta de algunas partituras que acompañaron filmes de David Lean, he recibido el pedido de algunos lectores que solicitan les hable de otro compositor reputado de scores (en mi columna anterior señalé el importante rol realizado por Maurice Jarre en el cine del inglés Lean). En esta columna destacaremos al célebre músico Bernard Herrmann.

Por Diario La Primera | 05 oct 2008 |    

Un violín y un libro de Héctor Berlioz (Tratado De Orquestación) fueron determinantes para reafirmar la vocación musical del joven Herrmann. También influyeron las asistencias a la ópera (que tan animadamente programaba su padre Abraham), la amistad con Aaron Copland, y la confianza del director musical de la radio CBS, quien lo presentó a Orson Welles. Junto a él, emite una estremecedora adaptación radiofónica de La Guerra De Los Mundos, la cual significó un enorme escándalo y la consagración de ambos.

Welles lo escogió para el score de su filme debut, Citizen Kane. El resultado fue tan magistral, que repitieron la experiencia en la segunda cinta de Orson, Los Magníficos Amberson’s. El estudio optó por recortar en la edición final el trabajo de Herrmann, hecho que provocó la ira del neoyorquino y su negativa de volver a laborar con Welles.

Otra sociedad fecunda, pero de abrupto desenlace, fue la que sostuvo con Hitchcock. Su trabajo se luciría con las legendarias partituras para Vértigo, Intriga Internacional y Psicosis. Después de Marnie, empezaron los problemas entre Bernard y Alfred: la discrepancia sobre la realización de Los Pájaros originó que el largometraje no contara con música original. Sin embargo, en los créditos figura Herrmann como director de sonido y efectos sonoros. El rechazo del score concebido para el filme La Cortina Rasgada por parte de Hitchcock y del estudio, por “anticuado”, marcó la ruptura de esta dupla. A Herrmann se le podía acusar de mal carácter, pero no de pretencioso. Su debilidad por la melodía idónea se ve plasmada en el legado variopinto de 86 bandas sonoras.


    Alfonso González Vigil

    Alfonso González Vigil

    No más silencio

    Columnista