Bayly quedó en ‘Bolivia’

Sudamérica se ha vuelto una pequeña aldea con canchita, banana y alarido mediático.

Por Diario La Primera | 15 set 2008 |    

Sin querer, Hugo Chávez le dio un empujoncito geopolítico a Jaime Bayly, al acusarlo de una conspiración internacional para asesinarlo. Más allá de las paranoias y las intentonas fascistas comprobadas de Washington en Latinoamérica, Baruch Ivcher mandará vino con rosas a Caracas por subir el alicaído ráting de El Francotirador. Chávez ‘embarazó’ a Bayly; le dejó un caldo de cultivo para estirar su rollo irónico: un invernadero para refrescar su chueco programa de talk show, que iba ya para el reality del Mero Loco apachurrándose con la Díaz. El ser vivo que nacerá de esa ‘parto’, tal vez sea un drama sudamericano mayor: Bolivia. Porque se piensa que la vida de Evo está en peligro a causa del efecto reflejo frente a lo sucedido en Venezuela -supuesta intentona golpista de algunos militares y afianzado por la cercanía de sus mandatarios-. Los contras bolivianos deben entender que la autonomía exige separación y dudo que tenga futuro en una sociedad tan escindida como la boliviana. Morales: el modelo económico ‘revolucionario’ debe incluir toda la población, con sus derechos, y sobre todo negociar con las minorías. O sino las muertes estarán al canto. Son bolivianos todos, el aymara y el ‘blanco’. Y de una vez por todas: en el Perú debemos entender que Bayly no es tan gay como nos hace creer -tiene como profe a Susy y su candidez marketera-. Y que nuestro régimen entienda que los contras de este lado sólo queremos lo justo para con nuestros recursos. Sin castigar a las mayorías frente a esta bonanza de capitel.


    Luis Torres Montero

    Luis Torres Montero

    Malas palabras

    www.malaspalabras.pe