Barreras a la comunicación

Nuestras actividades de comunicación ocupan el 75% del tiempo en que estamos despiertos. Invertimos en escribir un 9% de este tiempo mientras que en actividades de lectura 16%, en hablar 30% y en escuchar 45%. Visto que la mayor parte de nuestro día la pasamos escuchando, resulta importante que conozcamos algunas de las muchas formas en que podemos escuchar de manera más efectiva evitando barreras a la comunicación cuando nos toca escuchar.

Por Diario La Primera | 19 set 2010 |    

Atendamos a este listado y reconozcamos en el cómo es que nos comportamos ahora y qué posibilidades tenemos de mejorar nuestra escucha.

1. Estar dispuestos a escuchar. Disposición, interés, actitud como le llamemos a las ganas de hacer algo, en este caso a las ganas de escuchar. No basta con la intención, el otro tiene que ver esa actitud en nuestra postura, en nuestros gestos.

2. Animar a los demás a que nos hablen. Todos necesitamos de retroalimentación cuando estamos comunicando. Necesitamos ver en el rostro y en la actitud corporal del otro que nos está entendiendo. Que nos invita a hablar.

3. Escuchar a las personas independientemente de su condición social, edad o sexo. No podemos tener preferencias ni horarios para escuchar a unos y otros. Todas las personas merecen por igual nuestra atención.

4. Dejar de hacer cosas cuando nos están hablando. Es muy desagradable ver a quien le estamos hablando ponerse a atender una llamada telefónica, o jugar con la calculadora, con las llaves, leer algo que tiene sobre la mesa, etc., demostrándonos así que no le interesamos y además recibiendo el mensaje que le trasmitimos de manera incorrecta por no tener la lectura completa del mismo.

5. Contacto visual con quien estamos hablando. Esta es la mejor forma de mostrar interés en quien nos habla. Desviar la mirada mientras escuchamos hace suponer que no le estamos prestando atención.

6. Rostro sonriente y afable. Esto es fundamental en la retroalimentación. Encontrar en quien nos escucha un rostro agradable y sonriente anima a seguir la conversación.

7. Procesar lo que nos están diciendo. Esto es necesario entrenarlo ya que comúnmente tenemos una respuesta a los que nos están diciendo aún antes de que terminen de hablarnos. Tengamos en cuenta que quien nos escucha no procesa lo que decimos a la misma velocidad en la que nosotros hablamos.

8. No interrumpir a quien nos está hablando. Así nos aseguramos que hemos recibido toda la información necesaria y, además, le hemos hecho ver a quien nos habla que somos personas atentas y respetuosas.

9- Usar frases que hagan ver a quien nos habla que estamos siguiendo su discurso. Algo así como: “Entonces me estás diciendo que....” o hacer preguntas relacionadas con el tema.

A la mayoría nos gusta más hablar que escuchar. Normalmente estamos preparando nuestra respuesta mientras nos están hablando y entonces no estamos escuchando. Si queremos tener una comunicación eficaz con quienes nos rodean debemos empezar por aprender a escuchar así veremos derribada una de las principales barreras a la comunicación.


    Jaime Lértora

    Jaime Lértora

    ¡Habla Jaime!

    Columnista