Ay, Martina

Martina está de malas. Ocurre que hace como dos meses nadie le lanza un piropo en la calle ni nadie le obsequia una miradita de esas que les gusta tanto a las mujeres.

Por Diario La Primera | 21 jul 2012 |    

No es que le agrada que la estén mirando todo el tiempo o que le digan cosas los hombres por su aspecto de señorita hermosa; pero está muy preocupada porque al menos antes la miraban con picardía y le decían cositas bonitas cuando adornaba las calles por las tardes. Ahora nada. Ni el portero del edificio donde vive la saluda con esa sonrisa pícara de antes. El lunes por la noche se puso aún más bonita y salió con las botas y la minifalda que causaron sensación en el cumpleaños de su amiga y nada de nada. Hasta los hombres mayores, los viejos verdes, pasaban por su lado como si no existiera, como si ella fuese un poste de semáforo más. Ni una mirada, ni un piropo ni “mira esa mujercita qué linda”. Nada. El martes, con el mismo atuendo, pero con un peinado de modelo en busca de cámaras, desesperada, fue a pararse en la esquina de un colegio de varones de La Victoria y fue un fracaso. Los adolescentes, de hormonas vibrantes, pasaban por su lado sin reaccionar ante los atributos tropicales de la veinteañera. El miércoles visitó, como para sacarse el clavo de la indiferencia, al joven al que había rechazado infinitas veces rogando que él sí le levante la moral con sus palabras siempre cariñosas; pero él le dijo: “Ya fuiste, no tienes nada que hacer aquí; anda a buscar amor a otro lado”. El jueves, al borde del llanto, subió al Metropolitano en busca de una mirada, en busca de silbido cariñoso, en busca un piropo y nada. Estuvo en el Metropolitano desde Chorrillos hasta Comas y nada de nada. Volvió a su casa al borde del llanto, con la moral de mujer en el subsuelo y se miró al espejo llorando como niña maltratada por el mundo; y su reflejo le dijo: “Si no quieres sentirte tan mal, si no quieres estar fregada, lo único que tienes que hacer es despertar”.

Referencia
Ay, Martina

    El Escorpión

    El Escorpión

    El Escorpión

    elescorpion@diariolaprimeraperu.com