Ay, Claudio, Claudio

No quiero dejar pasar la oportunidad de decir unas cuantas verdades sobre Claudio Pizarro, el maleta. Yo nunca lo aplaudí ni siquiera en ese partido cuando hizo un gol. Claro que reconozco sus habilidades de pelotero en los equipos europeos, pero como integrante de la selección peruana, siempre ha sido un desastre.

| 15 setiembre 2012 12:09 AM | Columnistas y Colaboradores | 1k Lecturas
1093

Nunca confié en él. Es más, el 31 de agosto de este año, en esta vibrante columna, escribí con toda la seriedad del mundo sobre los pedidos que yo le había hecho a Santa Rosa de Lima. Puse en aquel momento: “Le pedí a Santa Rosa que le aumenten el sueldo a Claudio Pizarro y que su club le prohíba rotundamente que nunca más juegue con la camiseta nacional, porque estoy seguro de que Pizarro le trae mala suerte al cuadro patrio”. Eso dije, y el día del partido contra Argentina la vida me dio la razón y, obviamente, Santa Rosa no me había hecho caso. La odié porque no era justo que perdiéramos la oportunidad de hacerle un gol a Argentina por culpa de ese maleta. En fin, ya pasó. Perdón, Santa Rosita.

Creo que el partido contra Argentina y ese penal mal ejecutado deben hacer reflexionar al entrenador. Primero, a mi modesto parecer, Claudio Pizarro no se merece ser el capitán, porque el capitán infunde bravura, ganas, y, lamentablemente Pizarro ni infunde nada, no está para esta selección. Quizá pueda integrar la selección europea, pero nadie sabe por qué diablos en el equipo de Markarián no funciona. Segundo, creo que a Pizarro no le gusta tanto el fútbol. Le gusta más el billete y por eso debe alejarse. Está bien que le guste la plata, eso bueno. Fíjese bien. Cuando juega pareciera estar pensando en sus negocios y su dinero, mientras en la tribuna todos se están jugando la vida por la selección. Claudio Pizarro es ahora, más que futbolista, un gran empresario. Debe quedarse en ese rubro dando trabajo a los desempleados y evitándose tantas frustraciones.

Loading...


En este artículo: |


...

El Escorpión

El Escorpión

elescorpion@diariolaprimeraperu.com