Atletas... bellas y desnudas

Esta mañana (sábado) al leer el periódico oficial de los juegos olímpicos me he quedado sorprendido y a la vez extrañado. No soy especialista en atletismo –digamos que lo mío en este deporte es básico– pero, siempre recuerdo imágenes de las lanzadoras de la vieja y derrumbada Alemania Democrática, como Petra Felke, donde el toque femenino brillaba por su ausencia. Y creo haber leído que debido a la gran cantidad de hormonas masculinas, una antigua campeona de peso alemana es ahora un hombre hecho y algo derecho.

Por Diario La Primera | 17 ago 2008 |    

Todo lo anterior porque resulta que los tiempos cambian: el periódico oficial informa que entre los atletas hay un concurso sobre quién es la deportista olímpica más guapa, más linda, más bella o como se le quiera llamar. En las primeras posiciones, una paraguaya, mujer de pies a cabeza, ¡qué mujer! Seguro que donde pone el ojo, pone la jabalina, su especialidad olímpica.

Los tiempos también cambian en la nueva Alemania, donde cuatro de sus curvilíneas representantes olímpicas han posado para la revista Playboy. Justamente, una de las chicas (la jugadora de hockey Petra Nienmann) me confesó que está “demasiado triste” porque sólo posó por diversión, no por afán de protagonismo ni para provocar tremendo alboroto. La pobre Petra ya no sabe dónde esconderse. Los periodistas alemanes corren como locos, buscando a las “cuatro rebeldes” para entrevistarlas por las fotos de una revista y no por sus cualidades deportivas en vela, piragua, judo y hockey. En fin, el mundo cambia, pero el machismo prevalece.

El cuerpo humano, la belleza y el olimpismo están siempre en estrecha relación. Mi hermano está casado con una atleta que ha participado en tres olimpiadas. Cuando eran novios, en Atenas 2004, le dije: “Oye, ¿te has dado cuenta que tu novia está encerrada con 10.000 tipos casi perfectos durante 15 días? ¿Confías en tu novia? Parece que la relación es muy seria, ¿no?”.

Los juegos y el amor son historias muy ligadas, en Barcelona 1992 los preservativos desaparecieron en el tercer día… Hace poco le pregunté a un miembro del Comité Olímpico Internacional sobre si tan exagerado era el tema del sexo en los juegos… Me contestó que no, lo que pasaba (y pasa) era que los atletas de muchos países, sin grandes recursos económicos, trataban (y tratan) de llevarse todo de la villa olímpica… incluso los condones.

Bueno, volviendo a los juegos, Michael Phelps ganó su séptima medalla de oro olímpica, esta vez en la competencia de los 100 mariposa, aunque por “una uña”. Si se hubiese cortado las uñas antes de zambullirse, seguro hubiese perdido. El nadador serbio Milorad Cavic estuvo a un suspiro de arruinarle la fiesta al estadounidense.

En el fútbol, las favoritas al oro, Argentina y Brasil, sudaron la gota gorda y vencieron a Holanda y Camerún, respectivamente. Los pibes argentinos de Messi y los garotos brasileños de Ronaldinho se verán las caras en una de las semifinales, el martes. Lo que sí fue sorpresa, la caída de Italia ante la aparente inofensiva Bélgica.

En baloncesto, el “Dream Team” apabulló a España, una paliza histórica: 119-82.

La nota destacada del súper sábado: el “relámpago jamaiquino”, Usain Bolts, electrocutó a sus rivales para transformarse en el primer ser humano en correr los 100 metros en 9.69 segundos. Nadie lo tenía como favorito. Hoy es héroe en Jamaica. Y aquí, en Pekín, todos lo vemos como “un ser de otra galaxia”.

* Director Internacional de Don Balón


    Rogelio Rengel, Jr.

    Rogelio Rengel, Jr.

    Juegos Olímpicos

    Enviado Especial*