¿Asustado?

Lo que no saben los que quieren asustar a César Lévano es que el hombre de prensa se ríe de ellos porque viven, generalmente, con miedo. Porque tienen miedo, quieren meter miedo. Porque tuvieron miedo a la derrota electoral, lo quisieron asustar con coronas de flores para muertos en mayo de 2011. Porque tuvieron miedo a ser descubiertos, los corruptos, que se llevaron la plata en carretillas en el último gobierno de García, lo llamaban por teléfono para amenazarlo de muerte.

Por Diario La Primera | 19 set 2012 |    

Por miedo a que su palabra llegara a más estudiantes en San Marcos, los senderistas lo hostigaban en la década del ochenta. Estuvo preso por sus ideas; no por corrupto ni asesino, como muchos de sus detractores.

Lévano no tuvo ni tiene miedo de defender su palabra ante los extremistas de derecha y de izquierda. La verdad no le gusta los extremos. Siempre ha estado en la mira de los extremistas de todos los colores.

No tiene miedo de decir lo que piensa ante cualquier circunstancia y ese es su sello, su marca. Es que tiene la conciencia limpia de haber caminado por la misma vereda de la buena prosa, por la ruta de la verdad y la belleza.

La Policía lo condujo ayer de grado fuerza para una declaración instructiva que ha roto toda legalidad posible en el marco de un juicio del impresentable Vicente Silva Checa, quien recuerda a la época más putrefacta del fujimontesinismo. No hubo citación a su casa ni a su trabajo.

Los tentáculos mafiosos del Poder Judicial quisieron asustarlo, pero se fueron en caldo. Lévano está más fuerte que nunca, con sus convicciones claras, y dispuesto a seguir luchando por lo que ha luchado toda la vida: un país digno donde los peruanos vivamos en paz y siempre de pie ante la amenaza de los corruptos y los asesinos de todos los colores.

Referencia
¿Asustado?

    El Escorpión

    El Escorpión

    El Escorpión

    elescorpion@diariolaprimeraperu.com