Así no le ganan a nadie

Alianza Lima disputaba la final del torneo Clausura en el 2002. La perdió 1-0 y por la noche varios de sus jugadores realizaron un escándalo en una peña de Trujillo. Me parecía irreal. Inconcebible que un equipo que recién perdía un título, sus jugadores se dedicaran a “festejar”. Daba la impresión que estos futbolistas estaban más pensando en la juerga de la noche que en el propio partido.

Por Diario La Primera | 16 jul 2008 |    

Y es que la psicología emocional nos dice que una persona que no ingresa a la universidad, que sale desaprobado en examen físico, que pierde un trabajo, es un tipo que está mortificado y trata de aislarse por un momento.

Si alguien pierde una oportunidad y más tarde se dedica a festejar, el mensaje es claro: no le importa.

Y esa misma percepción me da cuando jugadores profesionales saben que tienen tres partidos vitales para conseguir un objetivo y se ensucian en los directivos, comando técnico, sus propios compañeros que no participaron en la fiesta y los hinchas.

Con la celebración de la despedida de Manco, los propios jugadores de Alianza Lima le dijeron a su afición que no le interesa el campeonato. Se burlaron de aquel hincha que paga para ir al estadio a alentar a su equipo, creyendo que aún tienen posibilidades para alcanzar un objetivo.

Los hinchas fueron estafados por sus propios jugadores. Un futbolista profesional no puede amanecerse libando licor. Bailando y maltratándose físicamente. Llegar a su casa de mañana y entrenar un par de horas más tarde.

El físico no alcanza. Por más esfuerzo que se haga. Y más para jugadores como Ciurlizza o Jayo que pasaron hace rato los 30 años.

¿Cuántas veces más lo pudieron hacer en el campeonato? Boys también le volteó el partido. Ahora las interrogantes surgen como la propia espuma que derramaban en cada una de sus fiestas.

Los socios de Alianza Lima están indignados. Tanto que Augusto Claux emitió un editorial a todos los medios sobre el tema. Y es que en Alianza Lima siempre fue cuestionada la disciplina.

Si los dirigentes sabían del tema son culpables por apañadores y si no sabían, también lo son porque no tuvieron la intuición para frenar algo que era cantado.

Alianza Lima no sólo se quedará sin su sétimo lugar, sino también sin la Libertadores. Con estos jugadores no tiene nada que hacer en el Clausura.


    Ivlev Moscoso

    Ivlev Moscoso

    Opinión

    imoscoso@diariolaprimeraperu.com