Así “fabrican” a los atletas chinos

Los Juegos Olímpicos de Pekín serán recordados por partida doble: Michael Phelps y el nacimiento de una súper potencia deportiva, China.

Por Diario La Primera | 23 ago 2008 |    

A excepción de un gimnasta llamado Li Ning (hoy empresario millonario), los chinos dieron pena en las olimpiadas de Los Ángeles. Nadie apostaba por ellos. Era como decir, en ese momento, que Islandia saldría campeón mundial de fútbol.

Hoy, 24 años después, China está orgullosa de haberse convertido en una potencia del reino de los deportes, a la misma altura de Estados Unidos, Alemania o Rusia, entre otros países.

Muchos preguntan: ¿Por qué el gran cambio de los chinos, algo así como saltar con garrocha o pértiga desde la Tierra a Plutón?

Aquí, mis cinco razones lógicas:

1 - Un tsunami de gente. Hay casi 1.500 mi-llones de chinos. Por ejemplo: la población de Venezuela multiplicada por 60. O la de Uruguay, por 500.

Si los kenianos gozan de esa habilidad en las carreras de largo aliento debido a la geografía africana, o los alemanes muestran tremenda for-taleza en el levantamiento de pesas, vivir en una nación con tantos y tantos habitantes siempre ofrece la posibilidad de encontrar a un tipo como Yao Ming a la vuelta de una esquina. La cantidad no hace la calidad… pero, si ayuda.

2 - ¡A nadar! No basta con “pescar” un atleta con ciertas cualidades para buscar algún milagro. En los deportes ya no existen los milagros… Los deportistas tienen que entrenarse en las mejores condiciones para no ahogarse en la mediocridad. Hace 20 años sólo existía una piscina cubierta en Pekín para nadadores en potencia. Hoy son dos piscinas olímpicas, con “todos los hierros” (dirían algunos latinoamericanos) por cada distrito. ¿Cuántos distritos?: 16. No dudo que en uno de ellos está nadando, en este preciso momento, el futuro Michael Phelps chino.

3 - ¡Oh, Dios Dinero! Históricamente, China tiene conocimientos en deportes como gimnasia o ping-pong. Pero en otros como waterpolo y hockey no tenían ni Federación hasta hace poco. ¿Qué hicieron los chinos? Contrataron por mucho dinero –más del imaginado– a técnicos de prestigio mundial, que les han enseñado no sólo a jugar sino a ser ya expertos en la materia. Por eso hay tantos futbolistas de medio mundo en China… donde les pagan fortunas.

4 - Hogar, dulce hogar. El hecho de “jugar en casa” hace que cuando las decisiones dependen de los jueces, siempre tiran hacia el locatario… No es crítica, sino una realidad reconocida por todos los deportistas y aficionados de cualquier deporte, ya sea fútbol como tiro al blanco con ballesta.

5 - ¿Derechos humanos? En algunos deportes florecen las “crueldades chinas” aplicadas al rigor de los entrenamientos. Le pregunté a una atleta china qué tal era su entrenador… Me respondió textualmente: “Es bueno, muy buena persona… Sólo nos pega cuando hacemos algo mal en los entrenamientos”.

* Director Internacional de la revista “Don Balón”


    Rogelio Rengel, Jr.

    Rogelio Rengel, Jr.

    Juegos Olímpicos

    Enviado Especial*