Asaltos al acecho

Para la ciudadanía toda, es intolerable e indignante que a pocos metros de dos importantes unidades policiales, cuya presencia había dado a la zona un sólido prestigio de seguridad total, un grupo de criminales haya asaltado y matado a tiros a una persona, en pleno día y sin que ninguno de los policías haya reaccionado ante los disparos.


| 23 febrero 2013 12:02 AM | Columnistas y Colaboradores | 998 Lecturas
Asaltos al acecho 998

Muchos creen que, más grave aún que semejante atrevimiento y ofensa que ha humillado a nuestra Policía Nacional, es el hecho que los hampones se hayan desenvuelto con pasmosa serenidad, veloces, como si estuvieran seguros de que no iban a reaccionar, ni el poderoso complejo policial de al lado, ni la dirección antidrogas también muy cercana.

Es de esperar en lo inmediato que nuestros policías reaccionen, muestren eficiencia y capturen a los autores del crimen, para que la justicia los sancione como se merecen, de manera que su condena sea un escarmiento.

Lo cierto es que el grave y sangriento suceso dice muy poco del nivel de seguridad que tenemos en Lima, que contrasta con lo mucho que se ha modernizado la ciudad en los últimos años, y nos confirma que necesitamos con dramática urgencia potenciar y desarrollar a nuestras fuerzas del orden, tanto en recursos humanos como en equipamiento, para que cumplan a cabalidad su deber esencial de dar paz y tranquilidad a los ciudadanos para el desarrollo de sus actividades.

La responsabilidad del problema, a simple vista, parecería ser del gobierno, pero si profundizamos en el tema comprobaremos que este mal se arrastra desde hace muchos años. Esto, en parte debido al aumento de la población y la marginalidad social, que lamentablemente muchas veces deriva en delincuencia y que solo se puede combatir de manera consistente con políticas de inclusión social de largo plazo.

Pero no solo con mejor equipamiento y preparación policial y con la necesaria educación ciudadana –para no cargar dinero en efectivo y para tomar otras precauciones y medidas preventivas- vamos a solucionar el problema de la criminalidad.

Es además necesario que se aprueben leyes presentadas por el Ejecutivo y que ya están en manos del Congreso de la República, para evitar fisuras en el actual Código Penal, que los hampones aprovechan para eludir la acción de la justicia.

Es urgente tomar decisiones inmediatas, como la de propiciar la participación de la población en las tareas de la seguridad ciudadana y rescatar y poner en práctica experiencias exitosas de logros y verificados de lucha contra el crimen.

Por ejemplo, sabemos que en la ciudad de Trujillo, específicamente en el distrito del Porvenir la policía ha puesto en ejecución un plan que les ha dado resultados positivos. ¿Por qué no tomar ese ejemplo en nuestra estresada capital?


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...

Deje un comentario