Aprendiendo a golpes

Se dice que el hombre es el único ser sobre la Tierra capaz de tropezar dos veces con la misma piedra y que opta por aprender sus lecciones a golpes.

Por Diario La Primera | 24 ene 2009 |    

El conductor de la nación del mañana requerirá de una mayor visión, que contemple bosque y no sólo árbol, que entienda que el desarrollo de los países no se mide sólo en lo económico, con índices de crecimiento de PBI, de aumento de las exportaciones o de las inversiones; sino que el desarrollo ha de entenderse sostenible y a la hora de establecer los verdaderos costos de los bienes, por ejemplo del petróleo, no sólo se ha de calcular los directos de la extracción, la refinería, el transporte y otros, sino también los ambientales, los indirectos de la contaminación del aire, suelo, agua, su efecto en la salud de las personas etc.

Las diferencias entre los precios del mercado de los combustibles fósiles y los precios que también incorporan los costos ambientales a la sociedad, son enormes; en este caso específico llegan a ser de 5 a 1.

La raíz del problema está en el enorme crecimiento de la actividad empresarial humana del último siglo. Desde 1900 la economía mundial se ha multiplicado 20 veces y la población se ha cuadruplicado de 1600 a 7 mil millones de habitantes, con la consiguiente demanda y presión sobre la biósfera, que origina los efectos perniciosos que todos conocemos.


    Samuel Morante

    Samuel Morante

    Ecomundo

    Columnista