Aporte adicional minero es poco, centralista y opaco

En sus primeros meses, el Gobierno del Presidente Humala y los empresarios mineros negociaron un aporte adicional al que ya hacían antes mediante los impuestos y las regalías. Durante la campaña electoral se estimó que este aporte adicional debía superar los 5 mil millones de soles, pero ya en el gobierno, el arreglo fue por 3 mil millones.

Por Diario La Primera | 16 octubre 2012 |  961 
961  

En ese momento, diversos análisis críticos señalaron que la contribución final adicional no sería tan alto como la anunciada, pues esos nuevos aporte se descontarían del impuesto a la renta. Pues bien, el Grupo Propuesta Ciudadana (GPC) ha confirmado recientemente esas sospechas: “El ingreso total obtenido el año 2011, considerando regalías mineras, impuesto especial y gravamen minero, además de impuesto a la renta, ascendería a S/. 13,220 millones. Con el anterior esquema se habría recaudado S/. 11,720 millones, lo que nos lleva a concluir que el ingreso adicional producido por las medidas tributarias del gobierno ascienden a S/.1,500 millones.”

Pero, además, no se ha renovado el Programa Minero de Solidaridad con el Pueblo (el llamado Óbolo Voluntario) negociado por García, de unos 500 millones de soles anuales. Nos quedamos entonces por 1,000 millones de soles como real aporte adicional del sector minero.

También se criticó que la medida era centralista, pues los nuevos pagos iban al Gobierno Central, mientras el recorte al impuesto a la renta perjudicaría a los gobiernos regionales y locales. GPC dice que las regiones y municipalidades reciben un monto de renta minera similar al del año anterior, pero en términos relativos sí se re-centraliza la renta minera, pues los ingresos adicionales van todos para el Gobierno Central.

En suma, hay aporte adicional de las mineras, pero ni de lejos es lo que se anunció, y si bien las regiones no reciben menos, sí hay re-centralización, pues lo adicional va al Gobierno Central.

También es importante recalcar que el análisis de GPC es un estimado en base a la información disponible sobre el desempeño de las empresas y los ingresos del Estado, porque –a diferencia del Óbolo Voluntario de García- ahora no hay un mecanismo de transparencia que permite ver con precisión cuánto más están aportando las empresas, y cuánto menos están pagando por impuesto a la renta.

En suma, menos dinero del anunciado, más concentrado en el gobierno central, y sin mecanismo de transparencia que permita pasar del estimado al análisis definitivo con información oficial. No parece esperable que este gobierno que se muestra tan cercano a los intereses de las empresas mineras, eleve esta contribución adicional que resulta siendo apenas un tercio de lo anunciado. Pero al menos podría presentar las cifras oficiales. Ser igual de transparente que el APRA no debería ser un reto tan duro.
Referencia
Propia

    Carlos Monge Salgado

    Carlos Monge Salgado

    Globalización con Equidad

    Loading...

    Deje un comentario