Aparece el padre de Quilla

Quiere saber cómo es su padre. Quiere saber si tiene sus ojos. Quiere saber por qué su madre lo odia tanto.

| 30 marzo 2012 12:03 AM | Columnistas y Colaboradores | 770 Lecturas
770

Su madre le ha dicho que debe tener cuidado y que por nada del mundo se vaya con él, y que siempre esté con su tía Marcela.

—¿Es tan malo mi papá, tía?

—Yo no soy nadie para decirte cosas de tu padre. Además, aún eres muy niña para enterarte de algunas maldades que hizo. Ya te dije que más adelante te contaré algo. ¿No crees que por ahora solo tengamos que hacerle caso a tu madre?

—Más adelante, más adelante. Está bien, tía, pero ahora dónde vamos a vivir. Mi madre me dijo que él ya se había enterado que estamos aquí. Supongo que vendrá pronto y querrá que me vaya con él.

Un jueves por la tarde, llegó su padre a la casa, pero ya no encontró a Quilla. En el cuarto, su tía y ella, apenas dejaron una silla vieja y un espejo roto. “Maldita sea, dónde estás, hijita”, dijo y se marchó. Mario ha llegado hace unos días de Iquitos porque se enteró que Emilia había muerto en un accidente de tránsito, y que su hijita estaba en manos de Marcela. “Al menos, quiero saber que estás bien, hija”, dijo Mario.

—¿Tía, me gustaría conocer a mi padre?

—Entiendo que quieras conocerlo; pero mientras más lo conozcas más te arrepentirás de haber querido conocerlo.

—Sí, pero es mi padre.

—Él hizo mucho daño a tu mamita.

—¿Qué le hizo?

—Ay, Quilla. Mario es un tipo raro. He tratado de entenderlo, pero nunca he podido. Engañó a tu madre como cincuenta veces, y ella siempre le creía, siempre le creía. Cuando estuvo embarazada de ti le juró que se separaría de su esposa con quien tiene tres hijos, pero en vez de hacerlo embarazó a una chica de 15 años de edad. Tu madre lo amó demasiado, pero él siempre se burló de ella.

—Pero igual, tía, me gustaría conocerlo. ¿Acaso no sabes que los hijos sentimos un amor profundo por nuestros padres?

—Creo que hay que hacerle caso a tu mamá. Ella se pondrá muy triste al enterarse que quieres desobedecer. Ella me dijo que no quiere que él te conozca.

—Está bien, tía. Pero trataré de convencer a mi mami que me permita conocerlo.

(Continuará mañana)


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...

El Escorpión

El Escorpión

elescorpion@diariolaprimeraperu.com