Anti haiku urban (poem)

Cuando ella me mira demasiado cerca me convierto en un súper héroe. De sicario typewriter me vuelvo una maravilla con chiva partida.

Por Diario La Primera | 26 jul 2010 |    
La flor de loto amanece cada vez más abierta sobre mi pecho, Tomoe loves Kenshin. El día en que cierre los ojos caen t-shirts donde un gato cotidiano se expurga el plomo de Lima. El frío es un motivo de acero para atar nuestros locos cuerpos. Y es ahí cuando sonrío, y me muerdo los labios por orden de un futuro mejor. El amor debe gobernar al mundo, John Lennon y Cristo se dan un piquito en mi corazón, un matrimonio gay de triunfo. Nadie debería dejar de besar, estaríamos menos ocupados en ejecutar gente. Ey, pasajero de la vida, lleva esta columna y enséñale a la policía, cuando dibujo escribo y cuando escribo levito. La rutina desaparece cuando ella asoma, proyecta sus piernas y se mueven mis abdominales ajustándose como un estacionamiento perfecto. Entre Dios y yo hay secretos que se revelarán en los grafitis del terror, la mente exuda cine, imágenes proyectadas desde el rocío en ayunas. Pateo latas sin marca, soy ambidiestro, la mejor firma se hace con la lengua. Revolución es el lunar en tu dedo, siempre en la fight para estar bien con la mind. Cualquier agente externo provoca la cola del zorro, demasiado sake me matará –como en este momento de columna, mientras me sigue un lector voy desapareciendo-. Fascina la idea de pensar mis últimas malas palabras, una garúa cae en una parte de mujer. Excita ver el The End, las balas y las espadas son los verbos, sacrifica la escritura, hazte un corte mayor. La amo más cuando pasan las vitrinas de la muerte sobre mí, my Yeli, you can change my world. Our world, inmensa-mente.

    Luis Torres Montero

    Luis Torres Montero

    Malas palabras

    www.malaspalabras.pe