Anchoveta: alimento primordial

Sin un ministerio propio pese a nuestras 200 millas marinas, que representan una región fundamental colmada de una insuperable despensa alimentaria, la pesquería está regida hace años por autoridades ajenas a su conocimiento, como consecuencia de su dependencia de la cartera de Producción, ignorándose una clara alternativa para eliminar la desnutrición y hambre de nuestro pueblo.

| 10 setiembre 2011 12:09 AM | Columnistas y Colaboradores | 2k Lecturas
2008

La pesca es una de las actividades con enorme potencial, gracias a las privilegiadas condiciones ecológicas y geográficas del litoral peruano, sin embargo, los importantes recursos alimentarios que proveen, aún no han contribuido significativamente a la alimentación del país.

Ante la carencia de embarcaciones nacionales adecuadas para la pesca de altura, la extracción del jurel es poco significativa anualmente; mientras la pesca artesanal se debate en su peor crisis, no respetándose las 5 primeras millas, y permitiéndose el ingreso ilegal de la flota industrial, la cual extrae además de la anchoveta, otras especies que tradicionalmente se han orientado a las mesas populares.

Frente a ello, nuestro país continúa incrementando la importación de especies como el jurel, reineta, cachema, toyo, etc., de Chile y Ecuador.

En el mundo, la anchoveta peruana es la especie marina más abundante, bordeando una captura anual de 10 millones de toneladas, considerando la descomunal “pesca negra” (pesca no declarada), y que casi en su totalidad se orienta a fines industriales. Nuestra primordial especie rica en proteínas y aminoácidos, vitaminas A y B, Omega 3, etc., convertida en harina, está alimentando y desarrollando a cerdos y pollos, pero no a los más pobres y necesitados.

En la segunda mitad de los 80, se logró la introducción a las mesas populares de especies como el jurel, la caballa y la merluza; y ahora es necesario conseguir que la anchoveta sea admitida como el alimento del pueblo, por sus magníficas propiedades y por sus grandes cantidades durante todo el año.

El mal hábito de consumo en el Perú, y el desconocimiento total de los beneficios de las diferentes especies, provocan que el peruano pretenda consumir pescado blanco (lenguado, corvina, etc.), que es el menos abundante, desdeñándose las especies de tono oscuro (anchoveta), ignorando que precisamente en sus carnes oscuras y aceitosas se encuentran sus mayores beneficios.

Antes que establecerse cuotas de pesca a favor de grandes empresarios harineros, la anchoveta que es un Patrimonio Nacional, con imaginación y creatividad, debería ponerse al alcance de los peruanos y pueblos del mundo necesitados de alimentos.

Sería conveniente revisar las dudosas estadísticas que informan un consumo per cápita de pescado superior a los 20 kilos, pues se basan en declaraciones interesadas de recepción, que finalmente se destinan a producir harina. Además, las estadísticas sobre el consumo del pan por ejemplo, tienen niveles encima de la veintena de kilos anuales, lo que acrecienta nuestra evidente desconfianza.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo: | | | | |


...

Juan Rebaza Carpio

Mirando al mar

0.973888874054