Amnesia compulsiva

No es que me haya olvidado. Es que no recuerdo". Esa fue la cínica frase con la que un cura respondió al tribunal que lo juzgaba por violar los Derechos Humanos. Esa es la excusa en la que se refugian todos los asesinos.

Por Diario La Primera | 18 abr 2008 |    

María Estela Martínez de Perón afirma que no recuerda nada de su paso por la Casa Rosada. Hay testigos que señalan que, frente a Perón y a la vicepresidenta, se proyectaron diapositivas de quiénes serían asesinados por la Triple A. Pero ella no recuerda.

Tampoco recuerda Fujimori las órdenes que daba a Montesinos en La Cantuta y en la toma de la residencia japonesa. Seguramente Bush habrá olvidado la demostración en la Casa Blanca de las torturas que se realizarían en Iraq. Y Uribe no tiene memoria del apoyo que tuvo de los paramilitares.

No se acuerdan. Pero, como en el verso de Nicolás Guillén, no se han olvidado de nada.

    Julio Altmann

    Julio Altmann

    Bajo la lupa

    Editor