¿América del Sur en una guerra fría?

En lo que va del 2008, el sub continente se está viendo atravesado por una serie de hechos que lo caracterizan como volátil e impredecible. Aparte de ser un escenario específico de la crisis financiera, climática, alimentaria y energética que agobia a las sociedades vulnerables, durante este año América del Sur ha visto pasar procesos electorales, constituyentes, cumbres internacionales, con distintos objetivos. Parafraseando a Marx, “un fantasma recorre el continente sudamericano…..”, es decir la creciente participación de nuevos movimientos políticos y sociales, desde una perspectiva latinoamericana, en asuntos de comercio, energía y medio ambiente. Estos pretenden reemplazar al paradigma de los Chicago Boys, que han tenido que rogar a su Estado, por el rescate del sistema financiero.

Por Diario La Primera | 18 diciembre 2008 |  1.2k 
1204  
En concreto se está produciendo un nuevo alineamiento político en la comunidad sudamericana, que podría derivar en una confrontación político ideológica, que tendría escenarios muy endebles como el que actualmente se vive en la frontera colombo ecuatoriana, luego de la agresión colombiana de Angostura (1/3) y que hasta la fecha no permite recomponer a dos antiguos miembros de la comunidad sudamericana. Por otro lado, se han hecho más perceptibles las diferencias entre los países, configurándose bloques favorables al APEC, los TLC, el denominado Plan Colombia, el apoyo irrestricto a la Doctrina Bush y del otro, países con gobiernos alternativos, que apuestan al ALBA, la nueva institucionalidad y el multilateralismo. A pesar del restablecimiento de la IV Flota, los nuevos compromisos del Comando Sur, los ejercicios ejecutados en regiones estratégicas, el tablero estratégico militar norteamericano no se presenta favorable. Por lo pronto, los vacíos dejados han sido rápidamente ocupados por China en el plano económico y por la Federación Rusa en el campo diplomático militar.

El gran perdedor en el lustro que termina, resulta siendo Washington, pues en estos años de “guerra preventiva” y operaciones quirúrgicas en el Medio Oriente y Asia Central, el Departamento de Estado no tuvo la sutileza para prevenir los profundos cambios políticos que sucedieron en Venezuela, Ecuador, Bolivia, Paraguay, desde 1998 hasta la fecha. El tablero de ajedrez que recibió Bush en América Latina, no es el mismo que lo despide, entre zapatazos y repudios.

Finalmente, existe la esperanza que el nuevo ocupante de la Casa Blanca vuelva a retomar los ejes fundamentales que deben ser parte de su política integral de EE.UU. hacia América Latina: (i) la convivencia pacífica y respeto a la soberanía de los países que son parte de la comunidad iberoamericana; (ii), cambios propios en el paradigma de las drogas, toda vez que todos los indicadores muestran que se cometen fracaso tras fracaso y nadie se atreve a ponerle el cascabel al gato (iii) el tema de la migración y el comercio y las íntimas relaciones que hay entre ambos asuntos. Con esos temas en cuenta, los tres países más complejos resultan siendo Cuba, Venezuela y Colombia y en todos se requieren cambios en las percepciones de EE.UU. bajo la administración del Presidente Obama.

Referencia
Propia

    Ricardo Soberón Garrido

    Ricardo Soberón Garrido

    Opinión

    Centro de Investigación Drogas y DDHH

    Loading...

    Deje un comentario