Por Alianza Lima (Constantino Carvallo)

Si contamos las pelotas perdidas por Marko Ciurlizza y las sacamos en tragamonedas del Marriott, habría dinero para muchos sueldos mínimos.

Por Diario La Primera | 19 ago 2008 |    

Si el Koji Aparicio es futbolista, entonces yo soy el columnista estrella de este diario. Que Henry Quinteros juegue el mundialito de El Porvenir, la ‘pirañada’ hará lo demás; mucho Polonia y blablablá y tu ‘bró’ Ronald es la voz pero Carlos Franco es la tos. Apágate, Roberto ‘Titín’ Drago, que si Alianza hizo un buen partido entonces la tira cómica Bil Gueits de El Comercio es menos miraflorina que de costumbre. Si Carlos Fernández sonríe después de centrar mal en el área contraria es porque aún no sabe de los rigores de Comando Sur. Si Gonzales-Vigil sigue así de fulero frente a los tres palos que se afeite, se computa Van Helsing pero es Juan Diego y cualquier líbero le pone los ‘ajos’ y se vuelve ‘uva seca’. Oe, ‘zorrito’ Aguirre, alza la cabeza, no seas como el cine peruano, directamente proporcional en el último festival: pocas películas, poco talento. Si Jhonnier Montaño no le pusiera tanto altar al balón, oxigenaría más la ofensiva de AL y tal vez el colombiano se convierta en un rulo de César Cueto. Ya pues, ‘colochetón’, eres el diferente pero más te brilla la frente y eres decadente. Y siempre esa cebolla pelada en vivo y en directo, cuando juega el Alianza Lima me hace lagrimear; la abuela sufre menos frente a la telenovela y me tiene compasión. Qué pesadilla de juego afromágico sin conejo que salga del sombrero. In Memoriam: y allá estás, Constantino, con Sandro Baylón y los del 87. Y dejas a tus Reyes tan azules, y La Victoria moradísima.


    Luis Torres Montero

    Luis Torres Montero

    Malas palabras

    www.malaspalabras.pe