Algunas precisiones

Me alegra haber coincidido con Fidel, con Chávez y con Lévano, sobre los criterios expresados acerca de la crisis colombiana y el requerimiento político de la liberación de los rehenes en manos de las FARC.

Por Diario La Primera | 09 jul 2008 |    

Lamento que el énfasis periodístico de la entrevista se le haya dado a la frase: “las FARC quedaron en ridículo”. No deseo la sospecha de que estoy haciendo leña del supuesto árbol caído.

Creo que lo principal de mi entrevista fue mi desilusión sobre las declaraciones de la señora Ingrid Betancourt y su manifiesta ingratitud hacia quienes fueron los más apasionados promotores de su liberación, sobre todo el presidente Hugo Chávez. Me quita la respiración el oportunismo, la ingratitud y la deslealtad. ¿O será que la actitud de esta valiente dama responde a su origen de clase y su gratitud es, tan solo, hacia su hermano ideológico Uribe? Yo también quedé en ridículo fantaseando con los proyectos políticos de la señora Betancourt.

Para mí es relevante, también, el señalamiento de que Uribe no es, para nada, un San Francisco de Asís, ni digno de un premio como partidario de la paz. Por el contrario, agrego ahora, si algún día se instituye el premio del “peor enemigo de la paz, George Bush”, debería otorgársele al sujeto campeón del odio y de la demagogia, fulano Uribe, quien ahora es el héroe de la derecha mundial. Le digo adiós además, por ahora, a la ilustración de la paz, en la tierra de Gaitán y el Gabo. ¡Qué Dios se apiade de Colombia!

Nota del Editor: Es potestad del editor titular la entrevista, la cual fue difundida por diversos medios internacionales.


    Tomás Borge

    Tomás Borge

    Opinión

    Embajador de la República de Nicaragua