Alcanzar 20 de Nota: angustiados o felices. Podemos elegir.

Constantino Carvallo nos contó que uno de los días más felices de su vida fue cuando pasó por la calle donde estaba su colegio y había un enorme forado. Estaban construyendo un edificio. Le alegró ver que aquel lugar donde había padecido mucho y aprendido muy poco había desaparecido. García Márquez afirmó que fue escritor a pesar de la escuela, “un espacio donde la pobreza de espíritu corta las alas, y es un escollo para aprender cualquier cosa” (Manual para ser niño).

Por Diario La Primera | 28 may 2012 |    

El Ministerio de Educación acaba de lanzar la campaña por los aprendizajes: “Todos Podemos Aprender, Nadie se Queda Atrás”, que busca cerrar brechas y modificar la lógica de la enseñanza colocando en el centro la motivación de escuelas, alumnos y docentes por el logro de los aprendizajes fundamentales para todos.

La tentación y el desafío es pisar el acelerador más a fondo.

1.¿Se trata sólo de lograr aprendizajes básicos o urge la transformación profunda de un sistema escolar que como señaló Aguerrondo pretende hacer entrar la complejidad del siglo XXI en una escuela presa aún de la didáctica de Comenius (S.XVI). Se ha convocado a la sociedad civil a respaldar la labor de la escuela, pero el “logro” se juega no sólo allí sino en el espacio mucho más amplio que la asedia crecientemente, compite con el aula y convoca la atención y sensibilidades de chicas y chicos afectados por el cambio climático, la injusticia, la corrupción; interesados en el arte, la ciencia y el emprendimiento, asuntos sobre los que averiguan en Internet y en el barrio. Los muros de la escuela están en cuestión.

2. ¿Se trata de planificar al detalle y ser eficaz en la gestión pedagógica? Aunque no es posible replicar mecánicamente modelos de otros países es necesario reflexionar sobre los que existen. Finlandia, 3ro en las pruebas PISA, recuerda lo que dice el sentido común y corroboran rigurosos estudios de “factores asociados al rendimiento”. “En vez de toneladas de ejercicios y un ritmo frenético de estudio, en Finlandia hay pocos deberes y la mayor preocupación es por la calidad de los profesores y los ambientes de aprendizaje. No hay evaluaciones periódicas estandarizadas de alumnos y docentes, los que son altamente valorados y no reciben remuneración por desempeño” (Experto finlandés Pasi). Todo el sistema escolar es financiado por el Estado en un país que tiene un bajo coeficiente de desigualdad. Tres ingredientes simples pero trascendentes: sistema escolar organizado para que los alumnos se sientan felices; profesión docente de muy alto prestigio de modo que los maestros enseñan bien porque les encanta hacerlo y educación pública de primera que afirma un espacio de igualdad: el 97% prefiere matricular a sus hijos en un colegio público.

No es el único camino. Corea, 2do en PISA, exige a los escolares una carga horaria 12 horas (promedio), además de trabajos y horas extra. Un sistema que exacerba los métodos tradicionales, tareas, pruebas constantes, presión, memoria, padecimiento y angustia. Corea tiene una de las más altas tasas de suicidio: 40 personas por día, en medio de crecimiento económico, alto peso de la educación privada e incremento del coeficiente de desigualdad.

Podemos elegir.


    Teresa Tovar Samanez

    Teresa Tovar Samanez

    A ojo de buen cubero