Al ritmo del turf

UNA BUENA VENTA. Fue la que se logró la última semana, es indudable que las reuniones de Fiestas Patrias y con la “grati” en el bolsillo siempre juega como un factor favorable, asistiendo a un espectáculo hípico, con atractivos adicionales y que además es gratuito, es de imaginar un resultado positivo, sin embargo habrá que “guardar pan para mayo” porque esta semana con 3 reuniones, la situación suponemos que será diferente.

Por Diario La Primera | 04 ago 2010 |    

EL TIEMPO PASA. Estamos en el octavo mes del año y por lo tanto cada vez más cerca del final del 2010, no está la actual dirigencia en términos hípicos en “la recta final” pero sí se podría decir que “girando la curva” y al parecer siguen “falseando el tren” probablemente esperando la “tierra derecha” para hacer correr, al menos a estas alturas se observa que hay intención de cumplir una buena performance al llegar a la meta. Sin embargo cuando esto se cumpla nuevamente será motivo de preocupación en general a toda la agrupación hípica, el encontrar una institución que cada año que pasa y que es observada con optimismo lo que pueden ser los meses futuros, nos encontramos que aquello se convierte en una frustración más, que parece no tener tregua, los gobiernos pasan y no se advierte un cambio que señale un mañana mejor. Estamos a poco más de 7 meses de que concluya la presente dirigencia y si en más de 3 años no se ha logrado recuperar niveles de afición que hacía que luciera esplendoroso el hipódromo en el pasado, es poco lo que se puede esperar en lo que falta para que concluya el actual régimen. Entonces qué esperamos los socios, los propietarios, criadores, y aficionados en general, ser optimistas de que el manejo cambie sustancialmente, donde haya participación de todos los sectores -como era antes-, enfrentando las contingencias que se presenten con decisión, y ese cambio debe constituir un viraje de 180 grados, donde se destierre la inoperancia, la improvisación, la componenda, la tibieza; vetando la rutina, el maquillaje y el conformismo, si a gente entendida del ámbito hípico, empresarial y dirigencial, conocedora de la razón de ser del Jockey Club del Perú, con atención privilegiada a todos los entes que la integran, dentro de los cuales están incluidos como condición sine qua non los socios de la institución y como pilares preferentes los aficionados hípicos dentro de un marco de respeto y transparencia.


    Jorge Bonilla Gonzales

    Jorge Bonilla Gonzales

    Al ritmo del Turf

    Opinión