Al ritmo del turf

PARA EL APLAUSO DE PIE. Un potrillo o potranca en el Derby, es uno de los más preciados sueños que todo propietario desea que se haga realidad.

| 17 noviembre 2009 12:11 AM | Columnistas y Colaboradores | 428 Lecturas
428

Koko Mambo era el caballo que anhelaba íntimamente Hernán Guembes, pero que también en cuanta oportunidad tenía no ocultaba la gran confianza que en él generaba la calidad del potrillo, esperando con optimismo el momento de la máxima competencia. Era la carrera que quería que fuera suya para coronar su afición, pero siempre dentro de una sana disputa deportiva. La carrera colmó la atención de los aficionados en los potrillos que buscaron prontamente la carrera, era sabido que el buen Akram correría en misión de sacrificio, Koko Mambo debía hacer su carrera ante la contingencia ya imaginada, pero había que poner a prueba a Koko Mambo. “Si eres bueno, no tienes que correr solo en punta” y fue 2º y 3º en los tramos iniciales de la competencia, sin perder pisada al puntero, hasta que aparece la habilidad de su jinete “Casi digo Jacinto” es Carlos Javier -su hermano- con la habilidad del experimentado, que cuando encuentra caballo decide en el momento preciso. “Es momento de decirle a Akram, aquí estoy yo, vamos a correr” y el del Soribel dijo “No te vayas, no me dejes”, pero Koko Mambo no hizo caso, se fue y se fue. Una victoria que no dejó dudas del gran caballo que es. Eduardo Villarán, criador del campeón y socio de la conquista de la Cinta Azul, de las carreras que fueron y las que probablemente vendrán, no podía ocultar la satisfacción de la victoria, por ser un aficionado que disfruta con la crianza y el espectáculo de las carreras de caballos.

Los colores del Black Label se lucieron triunfales en una tarde muy grata para los aficionados quienes respaldaron con el aplauso unánime la gran victoria y tarde inolvidable para los propietarios que imprimieron el nombre de Koko Mambo en la rica historia de la hípica peruana.

DONATIVO IMPORTANTE. En significativa ceremonia el propietario del Stud El Castillo, Freddy Chirinos, hizo entrega al Jockey Club del Perú el trofeo que ganara para los colores nacionales su caballo Comando Íntimo en el Latinoamericano llevado a cabo en el Hipódromo Chile en el año 2004.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...

Jorge Bonilla Gonzales

Al ritmo del Turf

Opinión