Al rítmo del turf

No hay duda.
Que la producción de jinetes en nuestro medio no para y siguen continuamente apareciendo nuevos valores de la fusta con capacidad para actuar en medios más competitivos que el nuestro y con indudables proyecciones económicas.

| 22 abril 2013 12:04 AM | Columnistas y Colaboradores | 482 Lecturas
482

Muy atrás quedaron aquellos tiempos donde la hípica peruana tenía que importar talentos de la hípica para que pudieran dar el espectáculo que la afición requería, el cual alcanzó su máxima expresión, cuando fue creciendo la apuesta de Polla, multitudinaria jugada que tantas satisfacciones dio durante su prolongada permanencia en la parrilla de apuestas de San Felipe primero y Monterrico después. El tiempo y la dura competencia que no brinda espectáculo, sino una suerte al apostador de estar constantemente y sin respiro intentando un acierto como retribución a ese constante intento, pero sin el colorido y destreza de caballos y jinetes en pos de una victoria como prueba de sus capacidades. Esa fue una época de gloria y que decisiones equivocadas no le dieron la importancia que esa creciente competencia exigía y dejaron que ésta se desarrollara sin pausa, dejando la hípica y a sus jugadas sensación paulatinamente en el camino, perdiendo una importante vigencia que antes tuvo y que al cabo de años se ha pretendido recuperar, cuando en el caso de la Polla se permitió su agonía y consiguiente desaparición. Al cabo de años se pretendió su renacimiento, pero lamentablemente es otra realidad, la competencia y su masiva expansión ha ganado terreno, no se enfrentó el problema en sus inicios y el añorado intento, hasta ahora no da los frutos esperados.

Jinetes.
Si tuviéramos que mencionar a los jinetes de los cuales hablamos, sería extensa la lista el mencionarlos, hay algunos que ya son consagrados y que tienen categoría internacional y otros que van por ese camino. El mérito es de gente conocedora y especializada en el tema, que ponen su mejor esfuerzo por conseguir ese progreso que comienza en la Escuela de Jinetes, que brinda la posibilidad a jóvenes de una profesión, que como queda demostrado de hecho puede ser un importante medio de vida.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...

Jorge Bonilla Gonzales

Al ritmo del Turf

Opinión