Al ritmo del turf

Un serio compromiso
Don Pedro Manzur, quien oficialmente anunció en días pasados su postulación a la presidencia del JCP en las próximas elecciones de marzo, manifestó a los socios que la prioridad será realizar una Reforma sustancial en los reglamentos con que cuenta la Institución, lo cual será una garantía de seguridad y transparencia en su progreso. Para cambiar la historia es fundamental y prioritario, modernizar el Estatuto, lo cual es estrictamente necesario e ineludible.

| 26 diciembre 2012 12:12 AM | Columnistas y Colaboradores | 427 Lecturas
427

Para eso ofrece convocar a socios notables y profesionales entendidos, que preparen un proyecto actualizado de los cambios en el Estatuto, y que incluya todas las sugerencias y aportes que los mismos socios consideren convenientes y oportunos, y que serán tomados en cuenta para ser presentados en una Asamblea General de Asociados, para su discusión y posterior aprobación. No esperará que los socios soliciten una Asamblea. El maltrato recibido por quienes firmaron un documento solicitando una asamblea para corregir los errores, será sustituido por un respeto profundo a la voluntad de los asociados. De este modo logrará impedir los abusos de poder, sin la necesidad de tener que recurrir a la autoridad judicial. El Estatuto debe contener artículos claros y específicos para que el Consejo Directivo se ciña a su mandato y a los acuerdos transparentes de asambleas, dirigidas igualmente de manera transparente. Dice Pedro Manzur: “Solicito a los socios apoyar la Lista que encabezaré. Mi trayectoria, la de mi familia y la del grupo que me acompaña está vinculada al Jockey Club, con honorabilidad y decencia. Modernizar el Estatuto de modo que sus artículos nos blinden del mal uso de poderes que permiten vicios, es una necesidad impostergable. Los vicios deben ser cosa del pasado. Los poderes tendrán su valor, porque el Código Civil así lo establece, pero su uso deberá ser debidamente reglamentado por el Estatuto. Me comprometo a cambiar el Club para convertirlo en un lugar diferente, donde realmente provoque ir, donde exista respeto para los socios, para los servidores del JCP, y lo que es tal vez más importante, donde haya respeto para nuestra querida Institución. Vale más mi palabra, queridos amigos, que un documento firmado, y yo, les doy mi palabra que así será”.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...

Jorge Bonilla Gonzales

Al ritmo del Turf

Opinión