Al ritmo del turf

El Colmo.
Las cosas en el Hipódromo de Monterrico están de cabeza con empleados que hacen lo que les da la gana con la cátedra periodística que afecta a los promotores de la hípica y ahora lo que es más grave una Junta de Comisarios que perjudican al público aficionado principal sostén del espectáculo. Que renuncien pedía el público a estos comisarios que han mostrado una incapacidad total para desempeñar tan delicado cargo, ¿por qué no renuncian? ¿Por qué no se van? Es la pregunta que se hace el público conocedor de carreras de caballos. No hay derecho que estos hagan lo que quieren con el resultado de las carreras. Parecido al reciente caso del empleado que determina quienes ganan la cátedra ¿no?

 

| 26 marzo 2012 12:03 AM | Columnistas y Colaboradores | 654 Lecturas
654

Indignado.
Un aficionado se mostró iracundo y decía luego de semejante atropello “No vengo más al hipódromo mientras estén estos comisarios, me voy a jugar la Tinka, al casino o la maquinita, pero esto no tiene nombre”. Esto y muchas cosas más debidamente sazonadas pronunciaba el aficionado que se fue muy molesto. 

Un escándalo.
Realmente un verdadero escándalo fue el resultado del clásico “Carlos II Watson y Eduardo F.G.Watson” donde había ganado My Big Son, inclusive estorbado en los metros iniciales de la carrera, pero luego asumió el comando de la carrera hasta la meta mostrando clara superioridad, sin embargo ante la sorpresa de los aficionados presentes en el hipódromo por un supuesto estorbo fueron distanciados los integrantes de la pareja del stud Doña Licha, dando como ganador de la competencia al que llegó tercero, es una decisión insólita y causando un perjuicio al propietario y al público que había señalado a los integrantes de la pareja como los principales rivales de favorito Dr.Suerte. 

Que es lo que buscan.
Que la gente que acude al hipódromo se siga alejando de su afición y que las tribunas se vean cada vez más raleadas, si eso es lo que quieren no duden que lo van a conseguir si siguen por ese camino. La semana pasada fue con Gran Rebelde ahora con la pareja de Doña Licha. Esperamos que en beneficio de la hípica estos señores renuncien, no les queda otro camino, aunque no faltarán los interesados que justificarán la decisión o la minimizarán, pero ya sabemos quienes son los genuflexos. Una vez más repite aquello de que los aficionados deben ganar 2 veces, en la pista primero y luego en el hongo, lugar donde deciden quien debe ser el ganador. Así estamos.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...

Jorge Bonilla Gonzales

Al ritmo del Turf

Opinión