Al ritmo del turf

Carta.
Por considerarla de interés reproducimos la carta enviada por el propietario del Stud Soribel al presidente del APCCP. En ella manifiesta a letra lo siguiente.

| 07 diciembre 2011 12:12 AM | Columnistas y Colaboradores | 657 Lecturas
657

Sr. Presidente

A través de la presente me permito hacerle llegar mi “extrañeza” por la forma como Ud. HA RECLAMADO Y PROMOVIDO el distanciamiento de mi yegua CRACOVIA en el clásico “César Del Río” que se llevó a cabo el sábado 26 de noviembre. Sobre el particular me sorprendió que Ud. en su calidad de Presidente de la APCCP haya presentado reclamo al directorio para que mi yegua CRACOVIA sea distanciada y Ud. se beneficie directamente con el resultado al haber llegado su yegua SIGNADA segunda en la misma carrera. Debo resaltar que pudo haber sido el propietario de la potranca estorbada (Dama Juana) el que gestione dicho reclamo ante el directorio, pero que sea Ud. mismo el promotor del distanciamiento en su calidad de presidente para beneficio suyo me parece anti ético toda vez que su yegua no fue estorbada. Soy respetuoso de las decisiones del Directorio del JCP y de sus facultades para cambiar el resultado de una carrera, pero no debió de ser Ud. Sr. Presidente quien presente dicho reclamo. Adjunto a la presente el trofeo que me fue entregado por las autoridades del JCP el día de la carrera.

Opinión.
Puede ser que la actitud de reclamar del presidente de la APCCP resulte inelegante, para el propietario de Cracovia, pero entendemos que en primer lugar, está en todo su derecho de reclamar, porque el ser presidente de APCCP no limita su actuación como propietario y en segundo lugar porque amparado en el reglamento que el JCP ha puesto en vigencia bien o mal puede beneficiar a terceros como en este caso que son “convidados de piedra”. Finalmente hay que convenir que los Comisarios actuaron como aprendices debutantes, porque el distanciamiento era sí o sí.

La Polla.
Mucho se comenta que la Polla debe reaparecer, que fue un éxito total en el pasado que sirvió para crear el hipódromo de Monterrico, -dicho sea de paso cada vea más depredado- pero evidentemente eran otras épocas donde la hípica tenía prácticamente el monopolio del juego, ahora los tiempos son otros, sin embargo estamos de acuerdo que no hay peor gestión, que la que no se hace.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...

Jorge Bonilla Gonzales

Al ritmo del Turf

Opinión