Ahora sí es candidato

Pensé que la mayor experiencia de los jugadores de Alianza Lima podía cambiar el partido a su favor, pero su fragilidad mental fue más grande. Frente a Cristal, los íntimos ofrecieron el mejor primer tiempo de todo el certamen; sin embargo, no pudieron aguantar el 2-0 a su favor y terminaron igualando el partido ante un equipo inferior.

| 02 mayo 2008 12:05 AM | Columnistas y Colaboradores | 513 Lecturas
513

Un colega me dijo en la radio que cuando la “U” es favorita no decepciona. En cambio, cuando Alianza lo es, aún se puede esperar una sorpresa en los clásicos. Y los cremas la noche del miércoles llegaban mejor. No sólo por la ubicación en la tabla si no porque su juego estaba basado más en lo colectivo que en la inspiración individual.

Previo al partido, Carlos Bernuy también me anticipó la concentración de Alianza Lima era un relajo. Algo que no vio en la otra tienda. Y aunque muchos no lo vean así, eso es muy significativo cuando se va a jugar un partido tan importante.

Pero analicemos en sí el partido. El primer tiempo estuvo equilibrado. Neyra marcó el primer tanto de una pelota detenida. Un tiro libre. Pero los cremas no llegaban a tejer jugadas de riesgo. Básicamente porque el mismo Neyra no sentía que su principal trabajo era “alimentar” a sus dos delanteros Jiménez y Hurtado. Por eso, varias veces desenganchó Araujo, Rabanal y Torres, pero Neyra no estaba al costado.

En Alianza Lima sucedía algo parecido. Porque utilizaba tres elementos para “alimentar” a un solo delantero como Benavides. Pero la única punta por su falta de recurso malograba cualquier opción de ataque. Además, tanto Gonzales como Reiner Torres se pegaban a Montaño y el colombiano tenía que soltar muy rápido la pelota.

Esto originó que los laterales Herrera y Tenemás encontraran espacios y se atrevieran a rematar de media distancia. Pues la delantera íntima no funcionaba.

Con la ventaja a su favor y por cómo se estaban desarrollando las acciones, era muy difícil que Alianza pudiera desequilibrar. Lo hizo en un penal discutido. Pero una vez más no supo a que jugaba. Da la impresión qué Alianza Buscó el triunfo y ordenó ir adelante. En cambio Gareca pidió que controlen el partido. Y esa fue la diferencia. La “U” es un equipo más serio. Y manejando el empate, llegó el triunfo. Porque Alianza hoy no tiene dirección técnica.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...

Ivlev Moscoso

Opinión

imoscoso@diariolaprimeraperu.com