Ahmed Ben Bella (1916-2012) in memoriam

Ahmed Ben Bella, combatiente por la libertad del pueblo argelino, falleció el 11 de abril último y el presidente Abdelaziz Bouteflika ha decretado ocho días de duelo nacional en homenaje al primer Presidente de la Argelia independiente (1962-1965).

| 26 abril 2012 12:04 AM | Columnistas y Colaboradores | 1.1k Lecturas
1166

Desde que fue depuesto, Ben Bella se ha convertido en un personaje de leyenda y la generación progresista de los años sesenta, en Europa, África, América Latina y Asia, percibió en él a uno de los conspicuos representantes del mundo emergente, del Tercer Mundo, que comenzaba a dar sus primeros pasos, del colonialismo a la formación de la Nación y del Estado, en especial en África y Asia. Como indicación, en África, en 1955, solamente había seis países independientes, y en el presente hay 53 Estados ya constituidos.

En julio de 1995, publiqué un ensayo sobre Argelia, en la Revista del Instituto Peruano de Polemología (Lima, su director, Ernesto Velit Granda), en donde afirmaba lo siguiente: “Durante los primeros años de la Argelia republicana bajo la conducción de Ahmed Ben Bella, se sentaron los lineamientos de un cierto gobierno socializante, con una reforma agraria, esbozos de un desarrollo industrial, una política exterior tercermundista y No-Alineada, y una rearabización de la sociedad argelina para poner en valor su lengua y su cultura anterior a la colonización. Una de las divisas afirmada muchas veces fue la proclama: El Islam es nuestra religión, el árabe nuestra lengua y Argelia, nuestra patria”.

Prosigo en la cita: “Ben Bella concibió la autogestión, que se aplicó mayormente en el medio rural, aunque luego encontró obstáculos a su normal aplicación en razón de la fraseología y del nacimiento de un cierto burocratismo militar-civil tecnócrata que se prolongaría con sus expresiones propias, hasta el presente. Pero Ben Bella no llegó a terminar su mandato, pues el 19 de junio de 1965 lo depuso su compañero de armas, el coronel Houari Boumedienne, el que fue con el transcurrir de los años, entre 1965-1979, el verdadero organizador y constructor de la llamada revolución argelina”.

La insurrección contra el colonialismo francés encontró en Ben Bella y en combatientes como Boumedienne, Bouteflika y otros abnegados y patriotas, a los futuros constructores de una nueva sociedad. Han pasado ya 50 años de la guerra de liberación, que fue entre 1954-1962, donde se obtuvo la independencia argelina, por las armas. Esta guerra constituyó la última guerra de los franceses, como lo demuestra un documentado estudio de investigación, publicado en París por la revista Science& Vie, en su último número.

En esta entrega editorial hay numerosa información, tanto del lado francés como del argelino, sobre estos años de este despiadado conflicto. Entre otros, la presencia del general De Gaulle, en Argelia, para encontrar una solución con el partido único de los combatientes, el FLN.

Desde entonces, muchas heridas se han cerrado, las relaciones bilaterales entre Argelia y Francia se realizan con normalidad, aunque queda una agenda pendiente.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...

Juan Mariátegui

Opinión

Internacionalista