Ahí viene García

El doctor Alan García ha regresado y llega temprano a la fila de los candidatos presidenciales para el 2016. Es que no puede estar sin mandar y hacer de las suyas en Palacio. Muere por ponerse nuevamente la banda ancha, aunque dicen que anda perdiendo peso. Se muestra como el hombre de la derecha asistencialista, defensor del continuismo, y coquetea con el fujimorismo. Está claro que quiere ser el candidato de la alianza conformada por la derecha tradicional, el fujimorismo de siempre y el aprismo derechizado. Juega a que retrocedan en sus aspiraciones Pedro Pablo Kuczynski, el estadounidense que sueña con privatizar Sedapal, y Keiko Fujimori, quien anhela que la mafia vuelva. Así, sueña con enfrentarse a Alejandro Toledo, con un nuevo “antisistema” o algún otro candidato o candidata impaciente.

| 03 setiembre 2012 12:09 AM | Columnistas y Colaboradores | 949 Lecturas
949

García no puede vivir sin su baño de popularidad. Se desespera si no tiene sus aduladores al costado. Se muere si no tiene dinero de otros para gastar. No se contenta con su BMW dizque prestado por una universidad y su gigantesca residencia en La Molina cuyo alquiler mensual cuesta, según él, tres mil dólares. ¿Tanto paga la política? ¿No era un servicio a la sociedad? Mulder dice que García es honesto y que las acusaciones en su contra son de carácter político. ¿Y si le preguntamos a un taxista? Pobre Mulder. Allá él.

La desmemoria es un mal que García sabe aprovechar con destreza. Quiere que olvidemos que la justicia jamás lo declaró limpio y que se salvó gracias a la prescripción de presuntos latrocinios. Los archivos del periodismo recuerdan que pesan sobre él masacres que quiere tapar hoy, apoyando el fujifallo a favor del Grupo Colina y guiñándole el ojo al fujimorismo asesino.

Su último gobierno fue levantar todo lo que podía usando como cubierta las obras, con la venia de los decretos de urgencia y soltando la idea de que “yo hago obras”, pero no dice que hacer obras es también una forma de levantar cerros de “coimisiones”.

La Megacomisión hace los esfuerzos para explicar de qué tamaño fue la corrupción en su último gobierno y le falta tiempo. Millones en pérdidas saltan a borbotones en los casos como “agua para todos”, “colegios emblemáticos”, “reconstrucción del sur”, “venta de Collique”, “remate de sedes ministeriales”, “construcción de hospitales”, “Cofropi”. Falta espacio. Ciudadano, ahí viene García a pedir tu voto de nuevo. Veremos qué pasa.

Loading...



...

Paco Moreno (Editor)

Enfoque

pmoreno@diariolaprimeraperu.com