Agro, TLC y Leyton

Durante el Fórum “El agro peruano frente al Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos: Retos y Posibilidades”, realizado el nueve último por el Capítulo de Ingenieros Agrónomos y Zootecnistas del Colegio de Ingenieros de Lima, el ministro de Agricultura Carlos Leyton Muñoz invocó mirar ese compromiso hacia delante, en vez de examinar sus tortuosos antecedentes y resultados previsibles.

Por Diario La Primera | 12 mar 2009 |    

Tal propósito es comprensible, pero inviable e insostenible, porque ello equivale a querer regar y abonar el trigal plagado de cizañas, en vez de corregir primero las “fallas de fábrica” del TLC sin equidad interna y externa; situación agravada por los siguientes hechos:

1) La nula preparación del campo ante la “competencia” desleal de los productos agrarios subsidiados por EE.UU. y ahora adicionalmente subvaluados por la recesión que aflige a éste, cuyas primeras víctimas son las agroindustrias nacionales que producen biocombustibles, hoy crecientemente despojadas de su mercado natural por el biodiesel estadounidense con precios subvencionados en 30%. Esto es así porque los “negociadores” del TLC se “olvidaron” de aplicar lo dispuesto por el artículo 63 de la Constitución contra el proteccionismo externo; porque el gobierno vigente no aplicó jamás el famoso “TLC hacia adentro” anunciado por el Presidente García el 18 de agosto del 2006 porque ahora mismo Agricultura no tiene ningún plan para mitigar a los daños potenciales de las importaciones subsidiadas, y

2) La persistencia intocada y crecientemente agravada de la perversa estructura institucional que maquinó el ex ministro Ismael Benavides Ferreyros; hecho que se refleja, básicamente, en la imposición de más de 20 crípticos decretos legislativos y sus reglamentos, en la enésima desestructuración orgánica y funcional del ministerio, y en la entronización de varios funcionarios, asesores y consultores que patean contra el agro, el país y la misma gestión del ministro Leyton.

Dos claras pruebas de esto último las dio el propio Leyton en la exposición comentada. La primera, al señalar que entre los productos exportables del agro nacional está el trigo, lo cual resulta aberrante, puesto que el Perú es importador neto (90%) de dicho grano. Y la segunda, al insinuar que los grandes responsables de la inminente crisis de precios en chacra del arroz nacional serán los productores, “por haber sembrado en exceso”.

Tal como dijimos entonces ante el propio ministro: ¿Quién es el principal responsable de todo esto y mucho más? ¿Acaso no es Agricultura y en concreto la Dirección General de Planeamiento y Presupuesto, por no monitorear las perspectivas de los contextos interno y externo del sector, por no realizar estudios técnicos para atenuar los posibles impactos negativos del TLC y, por no facilitar información y orientación básica a los productores?. Lo es. Pero esa dependencia no puede cumplir tal función, sencillamente, porque no está a cargo de un profesional especializado en planificación, sino del ubicuo abogado Erick Uriarte Lozada, quien además maneja la Oficina de Estudios Económicos y Estadísticos, sin tener mérito alguno para ocupar ninguno de los dos puestos. Algo parecido también sucede en otras dependencias clave, ante la indolencia absoluta de la Contraloría General de la República y el Congreso.

Aquí tenemos la mejor impresión personal sobre el sociólogo Carlos Leyton y sus propósitos contemporizadores, pero si como ministro no corrige estos despropósitos reñidos con la institucionalidad, podemos vaticinar que muy pronto terminará enterrado por los disparates, de su propio entorno.

    Reynaldo Trinidad Ardiles

    Reynaldo Trinidad Ardiles

    Opinión

    Columnista