Agarren a ese corrupto

Es un hecho: Muchos funcionarios apristas han convertido las entidades estatales en casas de la corrupción y de la impunidad, donde el que quiere hacer las cosas bien es maltratado porque malogra la fiesta de robo.

| 11 setiembre 2011 12:09 AM | Columnistas y Colaboradores | 2k Lecturas
2020

Una de las principales banderas de Gana Perú en campaña fue la lucha frontal contra la corrupción, es decir, ofreció desinfectar las organizaciones estatales y evitar que ocurra algún acto delictivo durante el gobierno de Ollanta Humala.

Pareciera que este compromiso, uno de los principales del gobierno, no está siendo tomado con la importancia del caso.

Los corruptos son los culpables del atraso del país y combatirlos es un deber que el gobierno debe cumplir sin ambages.

La corrupción es el cáncer que terminará por tumbarse todos los estamentos del Estado si alguien no hace nada para detenerlo. Sin ir muy lejos, fue uno de los peores males de la dictadura fujimorista; fue un mal siempre molesto durante el toledismo y es aún un misterio hasta dónde pudo crecer la corrupción en el pasado gobierno.

Claro que hay muestras de que quiere cumplirse con el compromiso; pero estarían mejor las cosas si la lucha se notara más. Son loables, por ejemplo, la labor de Álvaro Vidal en EsSalud, que es todavía nido de apristas malos. Es bueno revelar quiénes son los que se embolsicaron el dinero de todos en beneficio propio. Ese Fernando Barrios, por ejemplo, debe pagar.

La labor del legislador Javier Diez Canseco, quien ideó una megacomisión para investigar los casos emblemáticos de corrupción del segundo gobierno de García, merece todo el apoyo. Apoyo en serio, como merece la iniciativa del congresista Benítez y todo aquel que quiere que en este país se castigue al ladrón y que la honestidad ayude al desarrollo con la soñada inclusión social. La comisión para investigar la reconstrucción del sur es un buen paso, pese a lo que digan Mulder y Bruce, tan amigos ahora.

El corrupto es un mal bicho que no merece el privilegio de un cargo público porque su sueño es robar; por eso, ojo, las iniciativas legislativas anunciadas por Gana Perú contra la corrupción deben caminar ya, sin pensar en la retroactividad de las leyes.

Si se contaran las historias de corrupción de las entidades públicas, algunos pensarían que quieren resucitar el realismo mágico. Pero tienen que contarse. Hacen bien los trabajadores honestos que denuncian los casos como los que publicamos en nuestra edición de hoy. Si no denuncias a los corruptos éstos se multiplicarán. La impunidad es un premio para ellos.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...

Paco Moreno (Editor)

Enfoque

pmoreno@diariolaprimeraperu.com