Adiós, Veguita

Adiós, Jorge Vega “Veguita”. Fuiste el único librero delivery que adornaba Lima. No descanses en paz, te diría. Sigue en la utopía de ofrecernos libros-luz con la ilusión de que las palabras sabias de los textos nos hagan mejores ciudadanos, conciliados con el arte y la vida, te pediría. Pero saltaste ya a descubrir los misterios de la muerte y dejando a los amigos tiesos de tanta tristeza.

| 28 enero 2013 12:01 AM | Columnistas y Colaboradores | 750 Lecturas
750

Habías logrado “lo que no han logrado los escritores peruanos. Vivir de sus libros”. Fuiste un bohemio militante, amante de la vida y la cultura. Lima debería hacerte, digo, una estatua. Te debemos tanto, Veguita.

Fuiste, Veguita, un hombre culto, que cultivaba el humor y las palabras con una dedicación de monje. Fuiste el aliado de los aliados de los libros. Tú no tenías clientes, librero, sino grandes amigos. Bohemio, amigable y curioso fuiste Veguita y arriba sigue en lo tuyo: buscándole el libro preciso al amigo preciso, como para intentar cambiarle la vida.

Tu bella utopía consistió en vivir creyendo que solo una montaña de libros salvará al Perú. Te decían “Sobaco Ilustrado” por tu afán de llevar libros a las redacciones de diarios y revistas a cambio de ideas y algunos billetes.

Fuiste militante de la Juventud Comunista, gran lector sobre todo de los clásicos, enamorador de mujeres y enamorado de la vida y sus pasiones.

Hasta ahora recuerdo lo que decías de Borges: “Es una mezcla de talento, inteligencia y maldad. Ha escrito cosas geniales. Escucha: Como todos los hombres de la Biblioteca, he viajado en mi juventud; he peregrinado en busca de un libro, acaso el catálogo de catálogos; ahora que mis ojos no pueden descifrar lo que escribo, me preparo a morir a unas pocas leguas del hexágono donde nací”.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo: |


...

El Escorpión

El Escorpión

elescorpion@diariolaprimeraperu.com