Acumulación de pasivos

Es la gran deuda acumulada por décadas en nuestra patria, por no haber enseñado a nuestra población a convivir en armonía con los demás en la vía pública. Hoy los especialistas nos enseñan que la conducta para la interacción social en la vía de todos, se desarrolla y se aprende.

Por Diario La Primera | 11 ago 2010 |    

Es imprescindible que cuando más temprano se inicien estos procesos de enseñanza y aprendizaje de las habilidades de la convivencia social, mejores serán los resultados. Diferentes investigaciones muestran que las limitaciones del ser humano en cuanto al aprestamiento emocional y desarrollo social generan potencialmente riesgos que se manifiestan a través de la desadaptación del individuo manifestando conductas violentas. Debemos desarrollar las capacidades sociales referidas justamente a la participación del individuo como miembro de un grupo social que le permita adquirir conocimientos, habilidades y destrezas para convivir armónicamente en la vía pública, escenario máximo de la convivencia social. Empezando por los aspectos teóricos a través de la fijación de conceptos básicos y técnicos. Luego la aplicación práctica y metódica de lo asimilado, para que se conviertan en ACTITUD, que no es otra cosa que la disposición del ciudadano formado con valores, para un solidario y eficiente desempeño como miembro de la sociedad. Un ciudadano se convertirá realmente y sin demagogias de por medio, en COMPETENTE, en la medida que sepa como hacer las cosas, que entienda claramente lo que tendrá que hacer y comprenda a cabalidad, todas las consecuencias de sus acciones, tanto el niño, como el adolescente y el adulto para que logren mantener relaciones positivas consigo mismo y con los demás y que puedan asumir eficientemente los requerimientos de su entorno social. Candidatos (tas) a las diferentes alcaldías, no ninguneen este tema, este es un derrotero seguro que por años se le ha negado a nuestra ciudadanía, volver la atención al ser humano, único medio capaz de retomar el camino correcto. Hasta mañana.

    Jorge Bonilla Gonzales

    Jorge Bonilla Gonzales

    Al ritmo del Turf

    Opinión