Aclaremos las cosas

Todos los corredores viales posibles que necesite la ciudad de Lima, si no tienen las mismas características de inicio a fin, esto quiere decir, por donde circularían las unidades vehiculares que se disponga, perderían eficacia, ya que se estaría dejando de lado el principio fundamental por el cual se hace un corredor segregado para el tránsito de vehículos de transporte de personas en la ciudad.

Por Diario La Primera | 29 set 2010 |    

En el momento que se mezcle con el vendaval del tránsito de todo tipo se terminó su eficacia. Una cosa es lograr que determinadas avenidas funcionen a determinadas horas en una dirección y en otras determinadas horas en otra dirección es otra cosa. Los taxistas en Lima en su gran mayoría solo obtienen dinero para sobrevivir en condiciones deplorables laborales, si se reordena el tránsito urbano público masivo de pasajeros, se optimiza el servicio y se consigue la renovación del parque en forma más rápida, como debe ser, entonces este servicio será más utilizado y por lógica deducción los que se quedarán sin pasajeros serán la sobre oferta del taxi en Lima Así que dejémonos de demagogias baratas, hay que racionalizar el número de taxis, no existen dudas al respecto, son demasiados y con un sistema corregido de origen, porque ya no serían tan demandados, esto si es que se quiere de verdad mejorar el sistema para los verdaderos taxistas de oficio. Racionalizar a trescientas empresas el transporte masivo urbano de pasajeros más o menos es factible, que las unidades necesarias trabajen es factible y que los choferes trabajen ocho horas totales máximas por día y descansen dos días por semana haría que se ocupen a todos los choferes actuales, solo que con otra forma de trabajar buscando lo que se denomina la salud ocupacional que todo trabajador debe tener en cualquier tipo de trabajo. El concepto que propone Susana Villarán de crear empresas de Taxi y zonas que serían como paraderos es totalmente factible, se podría trabajar este tema en los 49 distritos, de acuerdo a su tamaño y demanda se establecería el número de paraderos con los adelantos en comunicaciones que existe para beneficio del usuario demandante. Hasta mañana.

    Federico Battifora