Aciertos y desatinos pesqueros

Indudablemente que las primeras acciones de las autoridades del Ministerio de la Producción, han concitado entusiasmo en grandes sectores de nuestra pesquería, pero también desazón en cúpulas industriales, quienes sienten afectados sus intereses económicos y la pérdida progresiva de un sinnúmero de cuestionables privilegios. Pero la preservación de las primeras cinco millas marinas, el cierre de las llamadas “Ventanas de Penetración”, la anulación de REP (Régimen Especial de Pesca de Anchoveta) a favor de Aprosur (Asociación de Productores de Harina y Aceite de Pescado del Sur del Perú) dentro de las zonas de reserva, el señalamiento de la alimentación popular como objetivo primordial, etc. son evidentes aciertos en beneficio del país y de los más necesitados.

| 26 noviembre 2011 12:11 AM | Columnistas y Colaboradores | 900 Lecturas
900

La igualdad de oportunidades para activar en la pesquería, y el derecho de los pobladores a acceder a la alimentación con nuestros productos hidrobiológicos, requiere de un ingenioso y equilibrado sistema de procedimientos que PRODUCE debe aplicar sin apasionamiento ni predilección. La administración de la pesquería nacional no estará exenta de sinsabores ni desaciertos. Por ello consideramos necesario manifestar lo inadecuado que representa la dación del Decreto Supremo No. 017-2011, que incrementa el porcentaje de los descartes, más aún cuando se refiere a la especie anchoveta, en la práctica capturada al interior de las zonas de reserva, por la carencia de un control serio, y con el increíble suministro de mallas de un cuarto de pulgada por el Fondo de Desarrollo Pesquero (Fondepes) en forma de créditos para embarcaciones de 30 o más toneladas de capacidad de bodegas, erróneamente denominadas artesanales.

La reciente detección de objetos extraños en envases de conservas de anchoveta que distribuye el Pronaa (Programa Nacional de Asistencia Alimentaria), debe propiciar la decidida intervención del ITP (Instituto Tecnológico Pesquero), a través de Sanipes (Servicio Nacional de Sanidad Pesquera), para fiscalizar el control de calidad de tales productos, la extraña razón de la adquisición de anchoveta entomatada, cuando sabemos que el tomate además de quitarle espacio al pescado, limita su uso por la presencia de la mencionada salsa. También debería examinarse la utilización del óxido de titanio, autorizado por el ITP, en el blanqueado de la anchoveta.

El anuncio de revisar las balanzas electrónicas en las fábricas harineras, debería ampliarse también a la verificación del proceso productivo completo. No será extraño detectar que existen tuberías debidamente camufladas, por donde se desliza parte del pescado recepcionado hacia las pozas antes de llegar a las balanzas que deberían establecer los pesos reales. Esta artimaña en algunas unidades operativas explica las diferencias entre las declaraciones y determinaciones de volúmenes de pescado.

Entre debates, aciertos y errores, podemos afirmar en medio de expectativas, que todos opinan, critican y reconocen avances, pero es indudable que ahora se ejerce sin temor la oportunidad de expresarse, a veces con excesos, desde este reconocido medio de comunicación, y de foros como la Lista Oannes.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...

Juan Rebaza Carpio

Mirando al mar