Acción y reacción

Realmente es todo un desafío profesional enfrentar con éxito el severo problema social de los accidentes de tránsito en nuestra patria.

| 18 noviembre 2009 12:11 AM | Columnistas y Colaboradores | 502 Lecturas
502

Reflexiono permanentemente sobre este tema, y llego a esta inevitable interrogante, en mi patria realmente nuestras autoridades y la gran mayoría de la población ¿Entiende auténticamente la gravedad de este problema? 40,000 muertos por década, solo por accidentes viales ¿Es poca cosa? Ojo y en tiempos de paz ¿No amerita acaso esfuerzos sobrehumanos, dedicación absoluta de un ente autónomo con PODER (de hacer, de transformar), y disponer de los resucesos económicos, los que se necesiten para mitigarlos? Ahora bien, a estas alturas del partido, ya no caben soluciones a medias, ni de a pocos, creo que hemos llegado a un punto en que se necesita cirugía mayor, como dirían los médicos, ante un enfermo casi desahuciado pero con leves esperanzas de sanar. Continuando con mis reflexiones, transportarse en vehículos motorizados cada vez más potentes y veloces trae consigo necesariamente efectos, nos guste o no, este efecto puede es el potencial accidente vial, cuando las acciones de conducción no son las correctas. Este efecto es tan real como la necesidad de movilizarnos día a día, en el Perú está en la categoría de pandemia, es un mal que se nos ha incrustado y no lo podemos sacar de nuestra comunidad. Para resolver esta grave situación solo se puede tratar a través de la prevención, como lo hacemos, por ejemplo, con la fiebre amarilla, el sida, el dengue etc. Pero hay un gran detalle, el agente transmisor no es un virus, es el ser humano, son el hombre y la mujer, con respecto a su conducta en la vía publica los grandes protagonistas de los accidentes de tránsito. Hasta mañana.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...

Federico Battifora

Rompemuelle