¿A quién favorece el 9 de julio?

El paro del próximo 9 de julio, sobre todo en la zona macro sur, deteriorará una vez más la imagen que tienen los foráneos sobre nuestro país. Lamentablemente más que ganar, servirá para que todo el país pierda, sobre todo si del sector turismo se trata.

Por Diario La Primera | 03 jul 2008 |    

Si bien es cierto que la protesta es un derecho amparado por la Constitución, también es muy cierto que los esperados cambios sociales, políticos o económicos solicitados en dichos actos, seguirán teniendo resultados inertes.

Para no seguir engañándonos, sería bueno hacer un análisis y un balance de los resultados conseguidos en los paros nacionales de los últimos 3 años.

A final de cuentas ¿qué objetivos concretos se lograron luego de tantas paralizaciones?, solamente uno. Que la coyuntura política y económica del Perú siga el curso trazado por el gobierno de turno y que la industria sin chimeneas se una de las más perjudicadas.

La responsabilidad sobre las millonarias pérdidas que el sector turismo soporta con cada gran manifestación es culpa de todos. Del gobierno por no escuchar y prevenir el desastre, y de los protestantes por no saber distinguir lo que más conviene a todos.

Si la decisión empecinada de los gremios peruanos es paralizar este próximo 9 de julio, que ya fue organizada y anunciada a nivel nacional, no queda más que exhortar a los involucrados para que los turistas que arriben a nuestro país sean, por una vez en nuestra historia, los menos perjudicados.


    Iván Mory

    Iván Mory

    Sin frontera

    Columnista