A cambiar radicalmente el actual sistema.

No sé si podremos llamar sistema a la actual administración chicha que por muchos años vienen desarrollando las empresas de transporte urbano, no solamente en la ciudad de Lima y si no en todo el país, intentemos hacer un poco de historia de las razones por la cual venimos trabajando de esta manera de comisionista afiliador como lo ha denominado la Sra. Susana Villarán, Alcaldesa de Lima.

| 07 octubre 2011 12:10 AM | Columnistas y Colaboradores | 1k Lecturas
1011

Después de pasar del modelo masivo del servicio en tranvía, se establecieron algunos paraderos de colectivos que eran operados por los mismos propietarios de estas unidades, organizándose en asociaciones o comités, luego se pasó a operar en unidades un poco más grandes, también conducidas por sus propios propietarios, llegando hasta el año 1985 que nos obligan adecuarnos a la Ley General de Sociedades.

Es desde ese año hasta la actualidad que se viene operando con este mal llamado sistema comisionista afiliador y para mejor entendimiento me permito explicar de qué se trata, cada propietario de un vehículo pasaba a formar parte de una empresa jurídica, en calidad de accionista, aportando una pequeña cantidad de capital en efectivo, manteniendo la propiedad individual de su unidad, que no formaba parte del patrimonio de la empresa.

Simplemente se cumplió con un requisito obligatorio, de cambiar de nombre su razón social, algunos continuaron con el mismo nombre, otros eligieron un nombre diferente, otros eligieron como nombre la fecha de constitución, en fin lo único que se hizo fue adecuarse a la Ley General e Sociedades agregando a la razón social las letras S.A., más no cambiaron el modelo de administración de las unidades, cada dueño o propietario de la unidad administra hasta la actualidad como él cree conveniente, convirtiendo a la empresa de la que él forma parte como accionista en una autogestionaria, pagando un derecho por la explotación de la ruta, cantidad que ellos mismos establecieron en una cuota diaria, adicionalmente pagan derecho de despacho en el paradero, por los boletos, por el seguro, por incumplimiento de la frecuencia, en fin pagan solamente una llamada cotización. Lo único que respetan de conformidad a la Ley General de Sociedades, es las convocatorias a las Juntas de Accionistas y la elección de sus directores periódicamente, desde luego esta modalidad se da en empresas cuya composición son de más de 10 accionistas y con igualdad de acciones, en empresas cuya conformación que solo un accionista supera el 50% más uno de acciones, éste se convierte en vitalicio, de las cuales existen una gran cantidad de empresas que fueron constituidas después del año 1991.

Es por ello, el apelativo que nos han puesto de empresas cascarón, por no ser propietarias de las unidades, ni tener el control en la operatividad de la flota, pero sin ánimo de eludir nuestra responsabilidad, estamos operando de esta manera porque la misma autoridad nos ha permitido hacerlo de esta forma. En el próximo artículo nueva forma de administración.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...
1.11525893211