40 veces NO

La he escuchado decir a la regidora Marisa Glave que el 17 de marzo hay que marcar 40 veces NO. ¿Qué tiene que ver la revocatoria en Lima con los temas globales que abordamos en esta columna? Mucho.

| 07 marzo 2013 12:03 AM | Columnistas y Colaboradores | 1k Lecturas
1058

En una anterior columna constatábamos que en los últimos años también se ha venido gestando una presencia creciente de la izquierda en la gestión de importantes capitales. Allí están los casos de Sao Paulo, Bogotá, La Paz, la comuna de Santiago, Lima, entre otros.

Estos procesos que ocurren en América Latina, forman parte de una saludable tendencia de alternancia en el poder. Cualquier país serio necesita fuerzas de derecha e izquierda serias, profundamente democráticas, comprometidas con la transparencia, la lucha contra la corrupción, dispuestas y preparadas para ser alternativa de gobierno.

Las últimas elecciones generales y municipales trajeron resultados no previstos para algunos. Con el triunfo de Susana en Lima y con el del Humala candidato, los sectores más conservadores del país se asustaron: no entendieron cómo en un país en crecimiento, la población optaba por gobiernos que anunciaban transformaciones.

La revocatoria muestra que los sectores más conservadores del país no están dispuestos a pasar nuevos sustos. Se busca darle un duro golpe a la izquierda democrática. Dicen, allí están los de Tierra y Libertad y Patria Roja. Lo que no pueden decir es que la labor de regidores como Marisa Glave no haya sido impecable y que en su desempeño no hay nada de ultra izquierdismo, más bien sí, seriedad y un fuerte compromiso con una gestión pública transparente y democrática. Además, Lima es una prueba que la izquierda sí está a favor de las inversiones; las serias, las responsables, las que demuestran comportamiento ético y se comprometen con el desarrollo del país y el cuidado del ambiente. Esa también es una tendencia global.

Lo cierto es que la respuesta frente a la revocatoria está provocando una situación particular. Las fuerzas democráticas de la derecha y la izquierda se han unido para hacer frente a los sectores más retrógrados del país. Este es un hecho inédito en la historia reciente, comparado quizás con la etapa de la lucha contra la dictadura fujimorista. Por todo eso hay que marcar 40 veces NO.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...

José De Echave C.

Globalización con Equidad

0.560765028