2x1: Mi tío a Irak / fatídico agosto

No importa que sirvas de ‘chaleco’ a los gringos que entran y salen de la embajada estadounidense en Irak, protegiéndolos de un cochebomba o frente a un niño delirante armado de explosivos. Da igual, siempre te manejaste en el riesgo; lo saben los pandilleros de Chicago Chico, en ‘suyorki’, cuando eras el más temido del serenazgo.

Por Diario La Primera | 30 ago 2008 |    

Los parabas de cabeza y los dejabas en la camioneta de seguridad ciudadana, de bruces, con sus ‘ketes’ y oliendo a trago. Lo cierto es que en estos momentos, vuelas con 600 coterráneos que, como tú dices, ya vivieron lo suficiente. Te vas con tus sueños hacia el Medio Oriente, tío palomilla, mi ‘profe’ de movimientos a lo Bruce Lee. De esas sesiones en el pasadizo, yo salía hecho una desgracia. Como un toro en Acho un domingo por la noche. Ayer, en tu despedida, llegué cuando el tinto se acabó, y una presa de pollo pudo salvar la tristeza de la incertidumbre familiar. Subrayo la autodeterminación que lanzaste: “Pasé, ya, lo mejor de la vida, los cincuenta años de mi señora”. // Todos tenemos un Constantino Carvallo en el ojo dulce del cambio. Y viva lo Doris Gibson, en su plenitud. En su decencia de libertad. Que los pastos decrezcan para ver el horizonte marino, hermano migrante. Amigo excluido de las alturas de Carabayllo o los infantes mineros de la sierra, cuando nuestros hijos escriban sus primeros fulgores de palabras, tal vez sepan de un poeta que escribía en Brasil, y que en los setentas fue el guía del movimiento poético Hora Zero: Manuel Morales, el del poema del tamborcito, también ido en agosto. Más Javier Mariátegui. Y la primera guitarra de Los Morunos repicando in the sky… y todo duele. Esta es mi tierra. Así es mi Perú. De ninguna otra forma más.


    Luis Torres Montero

    Luis Torres Montero

    Malas palabras

    www.malaspalabras.pe