2009: ¿Unidad de todos contra la crisis?

Parece que el gobierno quiere que “todos” trabajemos al unísono el próximo año para afrontar la crisis económica que ya comienza a sentirse. Ya sabíamos que la Defensa Civil era tarea de todos. También la lucha contra las drogas y el terrorismo. Y, aunque con diferentes enfoques, por principio todos estamos de acuerdo en defender la soberanía nacional.

Por Diario La Primera | 17 dic 2008 |    

También, el presidente García ha dicho que todos los peruanos debemos de unirnos - como lo fue para ayudar a las víctimas del sismo del sur o a los campesinos que sufrían el friaje de la sierra andina- para apoyar ahora la Teletón a favor de la clínica San Juan de Dios. Qué duda cabe que los peruanos sabemos mostrar nuestro espíritu altruista cuando se trata de ayudar a los más pobres y desvalidos o a las víctimas de las fuerzas incontrolables de la naturaleza.

Sin embargo, la crisis internacional que nos amenaza ni es producto de la ira de la naturaleza ni nos va a afectar a todos por igual. Aunque, curiosamente, como decía hasta hace poco el presidente García, no habría que preocuparse mucho por que se trataría, a diferencia de las anteriores, de “una crisis de desarrollo”.

Dejando de lado sesudas interpretaciones de la crisis, lo que sí es cierto como la dureza de una roca es que “los de abajo” no han tenido culpa alguna. Los de allí y los de acá. En cambio, los dueños de las grandes empresas- de allí y de acá-, los especuladores de todo tipo, de acá y de allí, parece ser que tienen que ver mucho con la gestación de la actual crisis. Pero, en cambio, doble contra sencillo, que cuando termine la crisis en nuestro país la desigualdad va a ser mayor. ¿Se acuerdan de la frase “que Dios nos ayude” dicha por Hurtado Miller con ocasión del paquetazo económico del gobierno de Fujimori? Parece que Dios no ayudó a “los de abajo”, porque hasta ahora existen los comedores populares formados por la emergencia de la situación de entonces, pero tampoco Dios ayudó a Hurtado Miller, hasta ahora prófugo de la justicia, ni menos a Fujimori .

En realidad, el llamamiento correcto debería comprender, como dicen los chinos, que “toda crisis genera una oportunidad”. Así, pues, qué tal si nos propusiéramos que el camino para la superación de la crisis, a la vez, consiguiera la disminución de la desigualdad económica entre los peruanos. Ahí sí, quien podría negarse a luchar con entusiasmo, juntos, todos juntos contra la crisis económica.


    Carlos Tapia

    Carlos Tapia

    Opinión

    Columnista