12 de julio: Jornada Nacional de Lucha (III)

La agudización del conflicto social en Cajamarca, como consecuencia del viraje político del presidente Ollanta Humala, demuestra la crisis del modelo económico impuesto por el fujimorismo en los noventa y continuado por los regímenes sucesivos.

Por Diario La Primera | 06 jul 2012 |    

Un modelo que pone al Estado peruano al servicio de los intereses de los grupos económicos para enfrentar a las demandas de los sectores mayoritarios, como ocurre con el proyecto Conga.

La muerte de cinco ciudadanos en Celendín y Bambamarca que se suman a los 12 asesinados en otros conflictos, son la clara evidencia de que el país se dirige al caos y la ingobernabilidad como resultado de la necedad política de continuar aplicando políticas económicas que no garantizan justicia social para la población que se exprese en generación de trabajos con derechos, servicios privados y públicos de calidad, defensa del medio ambiente, de los recursos naturales como el agua, entre otros.

Ante la incapacidad de la clase política de canalizar las justas exigencias de la ciudadanía utiliza la represión para concretar su voluntad, algo que no se ha logrado pese a la militarización de Cajamarca y los abusos de la policía contra la población y los líderes sociales, como Marco Arana. A esto se suma, la campaña de desinformación de ciertos medios de comunicación y opinólogos que vulnerando la ética y el derecho a la información de la ciudadanía, tergiversan los hechos y satanizan la justa protesta cajamarquina.

Por otro lado, la soberbia de Yanacocha y sus accionistas (Newmont, Buenaventura y el Banco Mundial) frustran el inicio del diálogo y la solución política, como se puede entender de las declaraciones de Roque Benavides, para quien sus intereses empresariales están por encima de los intereses del país, dejando de lado las propuestas del gobierno y tratando de demostrar que tienen más poder que el propio régimen democráticamente elegido.

Urge que el gobierno manifieste voluntad de diálogo con los cajamarquinos para evitar que nos sigamos matando entre peruanos, mientras la empresa sigue planificando cómo obtener el máximo de ganancias. Una primera muestra de esa voluntad sería el levantamiento del Estado de Emergencia y la otra la renuncia del gabinete ministerial para reemplazarlo por otro que propugne los cambios por los cuales votaron la mayoría de peruanos y peruanas.

Por estos motivos, la CGTP, CUT-Perú, Coordinadora Política Social, Frentes Regionales, Partidos Políticos de Izquierda y Progresistas, Colectivos Juveniles y de Mujeres, Movimiento Sin Techo y diversas organizaciones convocan a la Jornada Nacional de Lucha para el 12 de julio en respaldo a Cajamarca, por el cumplimiento de los ofrecimientos electorales, para exigir una lucha frontal contra la corrupción, la inseguridad ciudadana, la violencia y contra el alza del costo de vida.

Expresamos nuestras condolencias a la familia del Secretario General de la CGTP-Callao y dirigente de Construcción Civil, Guillermo Yacila, asesinado por la mafia. Este crimen demuestra la incapacidad del gobierno de proteger a los ciudadanos frente a la delincuencia.

Al conmemorarse hoy el Día del Maestro, les rendimos homenaje y los instamos a seguir luchando por una educación de calidad.


    Mario Huamán Rivera

    Mario Huamán Rivera

    Opinión

    Columnista