12 de julio: Jornada nacional de lucha

La incapacidad del Gobierno de concretar los cambios ofrecidos durante la campaña electoral viene provocando la profundización de los conflictos sociales, debido a que los pueblos exigen solución a sus problemas siempre postergados, a pesar del exponencial crecimiento económico pregonado por los gobiernos de turno.

| 15 junio 2012 12:06 AM | Columnistas y Colaboradores |1.1k Lecturas
1140

La arremetida de la derecha política y económica ha logrado neutralizar los objetivos planteados en la denominada “Hoja de Ruta” y en la práctica anular cualquier posibilidad de lograr la Gran Transformación, que implica la construcción de un país con justicia social. El contenido de esta propuesta motivó un hecho sin precedentes en las elecciones del 2011, como fue la articulación de los diversos movimientos y organizaciones para impedir el retorno del fujimorismo y que le dieron el triunfo a Gana Perú.

Sin embargo, el continuismo del modelo de crecimiento dejado por García y que viene desde el fujimorismo, aún prevalece y la estructura gubernamental sigue con la orientación de proteger los privilegios de los grupos de poder económico e impedir que las mayorías accedan a los beneficios de ese crecimiento económico. Las luchas de los pueblos de Cajamarca y Espinar por la defensa del medio ambiente y para exigir un nuevo tipo de minería demuestran que los pueblos tienen mayor conciencia sobre la defensa de sus derechos.

Por estas razones, urge que la población organizada se exprese en las calles para impedir que los sectores recalcitrantes, los mismos que gobernaron con Fujimori y García, logren alcanzar plenamente sus objetivos políticos que traerían como consecuencias una mayor profundización del modelo económico, generación de trabajo precario, violación de derechos humanos y laborales, bajos sueldos y pensiones y otros perjuicios para las familias peruanas.

En ese sentido, la CGTP junto a otras organizaciones sociales han convocado para el 12 de julio a una Jornada Nacional de Lucha con la finalidad de exigir el cumplimiento de los cambios por los cuales votaron la mayoría de ciudadanos.

Esta medida implica enfrentar políticamente a aquellos que propugnan el continuismo y exigir al gobierno de Ollanta Humala la concreción de sus compromisos electorales con el fin de evitar la agudización de los conflictos que puede derivar en la anarquía política o en el incremento de la represión, siendo ambos escenarios lesivos para la democracia.

La Jornada Nacional de Lucha viene recibiendo el respaldo de las bases sindicales y sociales de las diversas regiones, las cuales se reunirán el próximo 23 de junio en Lima para consensuar las acciones que se desarrollarán no solo en plano de la movilización sino en la construcción de una alternativa política que logre la articulación de las exigencias de cambio de la población.

Loading...



...
Mario Huamán Rivera

Mario Huamán Rivera

Opinión

Columnista